porque no desahucian el club de tenis de antonio arroyo , 2018, el año que más desahucios ha habido en España

El drama de los desahucios sigue existiendo en España. Según la PAH, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, al final de este 2018 se superarán los 70.000 desahucios en España. Los peores datos de la historia. Durante el primer semestre de este año ha habido 33.059 desahucios, 11.043 ejecutados por hipotecas y 20.210 ejecutados por alquiler. Es decir, se ha cambiado de tendencia, ahora mismo como podemos comprobar se desahucia más a personas que viven en régimen de alquiler y no a los hipotecados.

Por otra parte, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, denuncia que Partido Popular y Ciudadanos están bloqueando continuamente que salga adelante La ley de Vivienda propuesta por la PAH. Una norma que pretende reducir el número de desahucios, que siguen produciéndose. Y no solamente eso, para la Plataforma el gobierno socialista de Pedro Sánchez tampoco está haciendo nada para erradicar esta injusticia, por lo que anuncia que intensificarán sus movilizaciones a partir de enero. Así lo han anunciado este domingo las Plataformas de Afectados por la Hipoteca de toda España que están celebrando este fin de semana en Valencia su XXIV Asamblea Estatal de la PAH para debatir la Hoja de Ruta para impulsar el movimiento de lucha contra los desahucios y por una ley de vivienda justa.

Paco Morote, portavoz de la PAH, asegura que hay una desprotección total por parte del poder judicial, el legislativo y el ejecutivo porque siguen sin hacer nada por solucionar un drama que afecta a miles de familias en España.

Respecto a las movilizaciones, Morote anuncia que iniciarán todo tipo de relaciones para que a lo largo del próximo mes se llevarán a cabo las movilizaciones. Respecto a la Ley de Arrendamiento Inmobiliario,el portavoz señala que los socialistas han tenido la opción de hacer una “ley progresista que fuera capaz de cumplir con los estándares que están faltando”, pero dice que ha permitido que continúe el proyecto que elaboró “el banquero de Guindos”. “Con esa ley, la gente va a seguir como hasta ahora: no se soluciona la dación en pago y no se limita la responsabilidad al bien hipotecado, es decir, la vivienda, sino a todos los bienes presentes y futuros, en definitiva, la gente va a continuar siendo desahuciada y endeudada de por vida”, afirma Morote.

Además, Morote señala que la inmensa mayoría de los desahucios producidos por impago de hipoteca en los primeros años de la crisis han sido debido a una legislación que “estaba ignorando resoluciones europeas”. Y es que dice que “la práctica totalidad de sentencias del Tribunal Europeo se han basado jurídicamente en una directiva del año 1993” y actualmente “España sigue siendo condenada por no haber aplicado esa legislación”.
PAH en Valencia

Y aquí en la Comunitat Valenciana siguen produciéndose desahucios. Concretamente ha habido en la Comunitat durante este primer semestre: 4.361, en total 1.821 por ejecución de hipotecas y 2.413 por ejecución de alquiler. Como vemos, es lo mismo que ocurre a nivel nacional. Un fenómeno que no cesa y acaba con la vida de personas, ya que al no poder pagar sus gatos acaban suicidándose.

Por su parte, José Luis González, portavoz de PAH Valencia, recuerda que hay un centenar de procedimientos que están paralizados en Europa porque la ley de crédito inmobiliario blanquea aquello que la Unión Europea dice que es una cláusula abusiva. Por ello, anuncia que se van a movilizar para frenar esas cláusulas abusivas y los intereses especulativos del capital a los que están sometidos todos los poderes.
http://cadenaser.com/emisora/2018/12/08/radio_valencia/1544276393_057357.html

desde la cañada, la vallesa, entrepins y el club de tenis de montesol El agua y la electricidad han subido cinco veces más que los salarios y a los ladrones del metro no los detienen

Por Ander Cortázar

domingo 09 de diciembre de 2018, 07:00h

Esta semana se ha celebrado mucho el 40 Aniversario de la Constitución y poco, como es saludable, los diez años que han pasado desde que España entró oficialmente en crisis. El cuarto trimestre de 2008 se saldó con una recesión del 1,1% en el PIB y una masiva destrucción de empleo. Desde entonces, el país ha remontado vuelo dejando por el camino a muchas personas y deteriorando el poder adquisitivo de los trabajadores.

Hace diez años, un trabajador en España cobraba de media 21.883 euros anuales. En 2016, último año del que tiene cifras oficiales el Instituto Nacional de Estadística (INE), esa cifra ha aumentado a los 23.156 euros, lo que equivale a un crecimiento del 5% en la última década, ya que en los últimos dos años los salarios han permanecido prácticamente congelados.

El aumento tan exiguo de los salarios ha provocado un declive considerable en el poder adquisitivo de los trabajadores. Mientras los salarios subían un 5%, la cesta de la compra lo hacía en un 10%, el agua en un 25% y la electricidad en un 33%, según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

Es decir, el agua y la electricidad han subido cinco veces más que los salarios desde que estalló la crisis en España.

Según los expertos, la subida de los precios mayoristas de la luz se explica por un cúmulo de factores, entre ellos, el incremento de los precios de los combustibles que se utilizan para la generación eléctrica (el gas y el carbón), los elevados costes de las emisiones de CO2 y la escasa generación eólica, tecnología más barata.

Además de esos factores, los españoles pagan en su recibo de la luz un 21% de IVA, el tipo general, una tasa muy superior a la que abonan los consumidores en países como Grecia (13%), Italia (10%) o Luxemburgo (8%).

Según datos facilitados por la Comisión Europea referentes a los tipos de IVA aplicados en los distintos países, sobrepasa en más de tres puntos la media de la eurozona, que se sitúa en torno al 17,7%.

Hay que tener en cuenta además que, en realidad, el peso de este tributo en la factura eléctrica de las familias es aún más elevado, ya que se aplica sobre el total de la factura, que incluye, además del coste del consumo o la potencia contratada, otro gravamen, el impuesto especial sobre la electricidad, con un tipo superior al 5%: es decir, se paga un impuesto sobre otro impuesto.

Esta tasa del 21% se aplica en nuestro país desde 2012, cuando el equipo de Cristóbal Montoro elevó el tipo general del impuesto desde el 18%.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha rechazado de momento bajar el IVA de la electricidad para que no aumente el uso de los “productos más contaminantes”.
https://www.elboletin.com/noticia/169869/nacional/el-agua-y-la-electricidad-han-subido-cinco-veces-mas-que-los-salarios.html