Acerca de casofran

me persiguen, me han tirado de la universidad por maltratar a sanchez del metro y a pastor

los profesores de la universidad de valencia prevarican todos los dias con el dinero de Pedro Francisco Duque y la union europea

El Tribunal Supremo ha condenado a un profesor de la Universidad de Granada a siete años de inhabilitación por delito de prevaricación por poner un sobresaliente a una alumna en un examen al que no se presentó. Se trata de la primera condena del alto tribunal a un docente por una prevaricación de este tipo. La Sala de lo Penal rechaza íntegramente el recurso del profesor contra la sentencia de la Audiencia de Granada que le condenó por estos hechos, que le permitieron a la alumna en cuestión aprobar por compensación otras asignaturas y obtener un mes después el título de Licenciada en Pedagogía. También se ratifican siete años de inhabilitación a la que fuera adjunta a la administradora de la Facultad de Ciencias de la Educación de dicha universidad, por mediar entre alumna y profesor, según recoge la sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Luciano Varela, que concluye que los hechos constituyen una resolución administrativa susceptible de determinar la comisión de un delito de prevaricación. Los hechos tuvieron lugar en enero de 2008, cuando la alumna expuso a la mediadora también condenada que le era muy difícil asistir a las clases y realizar los exámenes al estar trabajando en Cádiz y que necesitaba aprobar alguna asignatura para poder acceder al derecho de compensación previsto en la Normativa de la Universidad de Granada, pues no reunía los requisitos exigidos para la obtención del correspondiente título, al no tener aprobadas asignaturas troncales de primer y segundo ciclo y carecer de créditos suficientes. No se conocían La mujer expuso la situación al profesor condenado, con quien mantenía buena relación y que impartía la asignatura del primer cuatrimestre Orientación Escolar y Tutoría, y éste accedió a la petición “sin que tuviera que realizar ningún examen, aún sin conocerla y sin que hubiera podido asistir a ninguna de sus clases hasta el momento porque ni siquiera estaba matriculada”. Una vez se aseguró el aprobado, la empleada de la facultad contactó a la joven y le explicó que había hablado con un “profe amigo” a quien le había pedido el favor de que le aprobara y había accedido. Ella le contestó agradeciéndole el favor y diciéndole que ese mismo mes iría a Granada para presentar el impreso de peticiones varias para compensación y pagar la asignatura. Agrega el Supremo que entre las especificidades de esta resolución podrán señalarse las que se consideren derivadas de la libertad de cátedra. “Pero ésta nunca constituye -explica la sentencia-, o al menos no debe constituir, una carta en blanco para expedir la acreditación de suficiencia de conocimientos de modo libérrimo y, menos, exento de control que excluya la arbitrariedad”, reza la resolución.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/2961999/0/primera-condena-ts-por-prevaricacion-profesor-que-aprobo-alumna-sin-hacer-examen/#xtor=AD-15&xts=467263

donde estaba el profesor de historia peña en el neolitico junto con alonso y los negocios de billetes

Antón Arias Tronco es el hombre que ha conseguido sentar en el banquillo de los acusados a Victorino Alonso García por delitos medioambientales, después de más de 22 años de litigios judiciales, administrativos y personales. Espera paciente “que se haga justicia, me pague lo que me debe y termine entrando en la cárcel, que es lo que merece”.
El ‘rey del carbón’, Victorino Alonso, se enfrenta desde este lunes a un nuevo juicio, pero el primero por la comisión de presuntos delitos medioambientales cometido en la explotación a cielo abierto del Feixolín en Laciana. Han sido, nada más y nada menos, que 17 años de diligencias judiciales y se enfrenta a una petición fiscal de hasta 8 años de cárcel. El exalcalde de Villablino por Izquierda Unida, Guillermo Murias, le acompañará en el banquillo de los acusados.

El empresario se encuentra en estos momentos pendiente de un recurso al Tribunal Constitucional para ver si finalmente entra en prisión por la condena a dos años de cárcel y pago de 25,5 millones por destruir un yacimiento neolítico, la cueva de Chaves, en la provincia de Huesca.
Antón Arias Tronco es el hombre que ha conseguido sentar en el banquillo de los acusados a magnate carbonero, con el que suma más de 22 años de litigios judiciales, administrativos y personales. Y que espera paciente “que se haga justicia, me pague lo que me debe y termine entrando en la cárcel, que es lo que merece”.

ILEÓN ha charlado con él en su domicilio particular de San Miguel (Villablino) para conocer sus impresiones días antes de la primera sesión del juicio oral, fijado en principio para tres días en la Audiencia Provincial de León desde este lunes. “No es una cuestión de venganza”, asevera a nuestra pregunta sobre si la venganza se sirve fría y larga en el tiempo: “Es cuestión de justicia y de defender mis intereses y los de mi familia”.

Recuerda con claridad los inicios del conflicto entre ambas partes. “Yo tengo una finca en las inmediaciones de la explotación de El Feixolín con una cabaña, que usábamos toda la familia”. Se la quiso comprar la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), entonces en manos de Alonso, y “yo les dije que no se la vendía, que era mía y no tenía obligación de vendérsela”. Entonces empezaron por bloquearle el acceso a su propiedad con guardas de seguridad “armados, que cerraban el camino de la braña”. En ocasiones subió con la Guardia Civil, “todos los días se hacían voladuras con 5.000 kilos de explosivos en la explotación, en ocasiones estando nosotros en la finca”.

En una de esas ocasiones poniendo en peligro la vida de su esposa y sus tres hijos pequeños al llegar a sus fincas enormes piedras despedidas por la explosión afectando de forma importante la estructura de la cabaña, que quedó inservible y por cuyos daños ahora se le pide una indemnización a Victorino Alonso de 58.500 euros por los daños causados y 77.131,1 euros por el lucro cesante en el uso de la propiedad.
https://www.ileon.com/actualidad/089847/arias-tronco-el-jugador-ignorado-que-dio-jaque-al-rey-carbonero-victorino-alonso

Las cuentas del ‘chiringuito’ de Álvarez Conde con morcillo, al descubierto

El director del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde, y su número dos, Laura Nuño, recibieron casi 200.000 euros en transferencias sin justificar, según las cuentas del centro incorporadas al sumario al que ha tenido acceso la SER.
Más información

Nadie investiga el borrado masivo de correos del instituto de la Rey Juan Carlos tres meses después
La investigación del caso máster se divide oficialmente en dos
La Policía investiga pagos de Álvarez Conde a su familia con dinero de la Rey Juan Carlos

Los movimientos bancarios, realizados entre junio de 2012 y mayo de 2018, reflejan ingresos al director y la subdirectora del Instituto de Derecho Público (IDP) sin que se indique ningún concepto, ni justificación de ese pago. Hay días en que se hacen varias trasferencias sin que aparezca el motivo. En total el director del Instituto de Derecho Público recibió más de 100.000 euros por esta vía en cantidades que van desde los 13.500 euros a los 400. De todos los ingresos a Álvarez Conde sólo hay uno – del 11 de marzo de 2014 – que aparece justificado: son 587 en gastos de representación. En el resto no consta nada.

En el caso de Laura Nuño, imputada en el caso del Máster de Cifuentes y directora del Máster de Carmen Montón, hay también números ingresos a su favor sin justificar. El más importante: el 21 de enero de 2014, 16.530 euros. Hay otro pago de más de 11.000 euros, dos de más de 9.000 euros, otro de casi 7.000… En sólo tres de estos pagos consta el concepto uno en 2017 de más de 3.000 euros por colaboración con el IDP -otro ese mismo año de 242 euros por colaboración con el Ayuntamiento de Coslada y un tercero de 2015 por un artículo para un proyecto del Ministerio de Economía. No hay ningún apunte que explique el motivo del resto de las trasferencias que recibió Laura Nuño y que superan los 88.000 euros. La mayoría de las trasferencias, tanto a nombre de Álvarez Conde como de Laura Nuño, son entre los años 2012 y 2015 a partir de entonces apenas hay ingresos.

Laura Nuño ha segurado a la SER que todo lo que cobró del Instituto de Derecho Público está declarado a Hacienda y que fue consecuencia de su actividad investigadora, por la elaboración de estudios, proyectos o la coordinación de títulos propios. Nuño – que es profesora de la Rey Juan Carlos y cobraba también su nómina como docente en la universidad – rechaza cualquier responsabilidad en la forma en la que se llevaban las cuentas del instituto. Hemos intentado tener también la versión de Enrique Álvarez Conde pero no ha sido posible.
Gastos personales y a familiares

En esas cuentas aparecen también los pagos a familiares de Álvarez Conde – que está investigando la policía – y los gastos personales que el catedrático pagaba con la tarjeta del Instituto: pagos en la pescadería, en la carnicería, en restaurantes o por la cuota de Spotify. Gastos que adelantó el diario El Independiente el pasado mes de mayo que nada tienen que ver ni con la universidad ni con la actividad del Instituto de Derecho Público. Muchos de ellos además se realizaban los fines de semana o en periodos no lectivos. Hay también retiradas de efectivo por más de 30.000 euros y un dato muy llamativo: el director del instituto tenía invertido parte del dinero del Instituto en fondos de renta variable.
No había contabilidad

Las cuentas reflejan la opacidad y la discrecionalidad con la que actuaba Álvarez Conde y como gestionaba el Instituto de derecho Público sin rendir cuentas a nadie. El Instituto de Derecho Público funcionaba como un ente al margen de la universidad Rey Juan Carlos, contaba con su propio CIF para hacer contratos por su cuenta, algo que no podía hacer que no es legal y que “nunca se debió permitir” como explicó ante la juez su actual responsable, Pablo Acosta. Este profesor, nombrado por el rector para liquidar el centro, contó en su declaración como cuando llegó al instituto se encontró con que las tareas administrativas en el último año las habían llevado dos estudiantes que no sabían ni lo que era una contabilidad: “Dada la precariedad administrativa que nos encontramos allí incluso la auditoria que se va a hacer va a ser una auditoria forense no va a ser una auditoria normal porque no hay contabilidad porque la facturación es dispersa y porque no hay documentos que soporten todo a

http://cadenaser.com/ser/2018/09/20/sociedad/1537426905_091761.html

El grupo ACS y los profesores de la universidad son los beneficiarios de las adjudicaciones públicas

De todas las adjudicaciones publicadas en el BOE entre 2009 y 2015, la Universidad Politécnica de Madrid ha adjudicado 58 contratos por un importe de 19.779.322 €, de los cuales un 36,5% ha sido por procedimiento negociado.

El principal grupo empresarial beneficiado ha sido ACS (está presente, de forma directa o a través de UTE, en el 30,7% del total del importe adjudicado).

https://quiencobralaobra.es/administraciones/universidad-politecnica-de-madrid

O si aparca en el parking privado del hospital público de valencia, El grupo ACS es el gran beneficiado de las adjudicaciones públicas de todo tipo

El imperio de Florentino Pérez se mantiene con los impuestos de los españoles

Los primeros socialistas idearon las casas del pueblo como unidades de ayuda a la clase trabajadora. Se decía que allí se acompañaba al proletariado desde la cuna a la tumba. Florentino Pérez ha copiado el sistema pero desde el punto de vista capitalista. A través del grupo ACS (y sus ramificaciones), el presidente de la compañía pretende cuidar a los españoles desde que nacen hasta que son enterrados. Eso sí, a cargo de las arcas de la hacienda española. Bastantes fracasos financieros ha sufrido en la última década para poner en juego el dinero propio y de sus socios.

En Diario 16 ya se advirtió que los españoles le pagaríamos a Pérez más de 2.600 millones de euros por contratos blindados que los políticos le firmaron. Pero los pagos desde las distintas administraciones públicas son variados para la cuenta de resultados de tito Floren. Desde que se hizo con una serie de socios de Construcciones Padrós (constructora en quiebra), Pérez ha tenido claro cuál es el modelo de negocio. Hay que pelear cualquier contrato público por poco beneficio que deje. Es la suma de cientos y miles de contratos lo que genera beneficio al final. Desde contratos de 20.000 euros a miles de millones, las distintas filiales de ACS pelean por todos y cada uno de ellos.

Trenes y Residuos Urbanos

El fracaso del túnel de Pertús es sólo uno de los tantos proyectos ferroviarios en los que está embarcada ACS. En la últimas fechas se ha hecho público un problema para la finalización del AVE gallego por los problemas que plantean los ingenieros de Dragados y Tecsa (ambas del grupo ACS) en un tramo de 2,3 kilómetros y adjudicado por 93 millones de euros. 41,5 millones por kilómetro construido. Se trata tanto de un problema de ingeniería como de dinero, esperan los florentinos sacar algo más. Táctica muy utilizada por diversas constructoras y ACS con pasmosa frecuencia. Al fin y al cabo todo esto es construcción, que pagamos todos eso sí. Pero el florentinato va más allá.

Si van en el AVE a Valladolid, Sevilla o Valencia desde Madrid han de saber que el mantenimiento del recorrido ferroviario es de Pérez. Si descarrilase también sabrían quién es el culpable. Todo ello gestionado a través de la empresa VIAS. Y cuando utilizan trenes de cercanías y de alta velocidad los vagones están limpios, al menos a primera hora, gracias a quién si no, al señor Pérez. Así que cada vez que compran un billete, una parte de ese coste va a los bolsillos del presidente. Y de los impuestos que van a RENFE y AVE también.

El agua de Sant Adrià del Besòs, Barcelona, Sant Joan de Espí, Valladolid, Sabadell, Burgos, Benidorm, Melilla o Miranda de Ebro se trata gracias a Florentino Pérez y su empresa DRACE. ¡Clink, clink, caja! de los impuestos o las tasas de agua. Es más las personas que recogen sus basuras también pueden ser de tito Floren. Urbaser gestiona cientos de procesos de recogida de basuras y tratamientos de residuos urbanos. Aunque la recogida de la basura sea municipal, el tratamiento de ella puede pertenecer al presidente del Real Madrid. Incluso, como sucede en Fuenlabrada, los trabajadores son municipales pero Urbaser alquila los camiones de la basura.

La salud y la comunicación en la ciudad

Lo normal para una constructora sería construir Hospitales o edificios públicos. En el caso del florentinato no. También incluye la gestión de los mismos edificios. Si cualquier ciudadano español tiene a un familiar o amigo enfermo en el Hospital Puerta de Hierro ha de saber que al comprar un refresco algo caerá en el bolsillo de Pérez. O si aparca en el parking privado del hospital público. De igual forma le sucederá en el Hospital de Toledo. ¡No el personal sanitario no es de Florentino! Aún. Iridium es la empresa que se dedica a estos menesteres, aunque no sería extraño que participasen varias empresas del consorcio ACS.

Cuando miles de madrileños y visitantes utilizan los intercambiadores de Príncipe Pío, Avenida de América o Plaza de Castilla, el señor Pérez está haciendo dinero. Tanto lo que pagan las administraciones públicas por su mantenimiento como por lo obtenido de la gestión de los espacios que allí se generan. Incluso las cárceles son parte del Imperio de Florentino Pérez. La gestión de la cárcel de Brians-2 es del grupo del presidente de ACS. Incluso se cree que la audiencia del canal Real Madrid TV se debe a que allí sólo puede verse en la televisión ese canal.

¿Existen problemas de tráfico en su ciudad? No hay problema, gracias a la empresa ETRA su ciudad disfrutará de modelos de gestión del tráfico, mejoras del alumbrado público o creación de una Smart City. De igual forma les dirán la mejor forma de manejar el transporte público, cómo gestionar el agua de la ciudad o “soluciones para el diseño, instalación y mantenimiento de grandes infraestructuras de telecomunicaciones, energía, informática y sistemas”.

CLECE o el totum revolutum de ACS

Clece es la empresa del Imperio de Florentino que ocupa prácticamente la vida de una persona en España. Desde Escuelas Infantiles hasta Residencias de Mayores. Clece controla más de 100 Escuelas Infantiles en España. Principalmente en Madrid y Barcelona, donde son bilingües (la pasta es la pasta). También las hay en Andalucía, Valencia o Valladolid. Algunas de ellas son de titularidad municipal pero gestión privada por lo que se encuentran beneficiadas por distintas subvenciones públicas.

Clece limpia el AVE, Renfe, los edificios del Ministerio de Defensa (desde cuarteles hasta ministerios). Pero además ofrece a empresas públicas y privadas servicios de logística, mantenimiento, catering, cafeterías, seguridad, trabajo temporal, limpieza o marketing. No es extraño que alguien entre a un hospital y desayune, limpien el baño y sea atendido por alguien de Clece. Incluso las redes de distribución serán llevadas por la misma empresa. Son miles los contratos firmados por Clece en solitario o en UTE para la gestión de servicios auxiliares y/o sociales. Como se afirmó anteriormente, por poco que saque de cada contrato, son tal la cantidad de los mismos que generan unos beneficios enormes. Costeados en gran parte por los impuestos de todos y todas.

El totum revolutum que es Clece provoca ciertas paradojas. Desde el marketing al cuidado de Mujeres Maltratadas. Sí. Clece gestiona varias casas de acogida de mujeres maltratadas. Pero también de menores en riesgo de exclusión social, centros de personas sin hogar, centros ocupacionales, centros de discapacitados, centros de día de mayores, residencias de mayores con discapacidades por toda la geografía española. Incluso, según cuentan personas sin hogar, Clece les cobra 50 céntimos por ducharse y no vigila que existan peleas entre los ocupantes. Todo ello pagado o subvencionados, eso sí, por los impuestos de los españoles. Florentino nunca pierde.

El Real Madrid y el control de medios de comunicación

La utilización de la presidencia del Real Madrid para poder hacer negocios, como afirmaron Alfredo Relaño y José María Gay de Liébana es fácilmente verificable por la ampliación empresarial y los concursos obtenidos en el extranjero. Dycasa en Argentina, Iridium en Colombia, o parte de las empresas de Hochtief se benefician de los viajes y la presencia de Florentino Pérez en la presidencia del equipo madrileño. Le viene bien esa presencia pública para obtener un acercamiento a los poderosos de otros países. Desde luego nada ilegal y si es amoral deberían ser los socios quienes lo dijesen.

Siempre se ha jactado Florentino Pérez de no pagar comisiones aunque Francisco Correa, el cabecilla de Gürtel, le ha implicado en el pago de comisiones. Al igual que ha hecho Luis Bárcenas. El presidente de ACS ha afirmado que tomará acciones judiciales pero mandó un abogado a ver a Correa para negociar ¿el qué si se es inocente? De igual forma una UTE en la que participa está implicada en un posible pago del 3% en las pesquisas que se están llevando a cabo en Cataluña. Pero con el palco del Bernabéu le vale para conquistar voluntades. Porque el gran juego de Pérez es la conquista de las personas. Curiosamente ese palco blindado es producto de románticas reuniones empresariales, judiciales o políticas.

Florentino sabe que para sobrevivir en este mundo tan mediático es necesario influir sobre los directores y los propios medios. ¿Cómo poner un diario a tu favor? Basta financiar una sección en favor del Real Madrid, como parece que sucede en Ok Diario. O poner dinero mediante una de las Sicav que se posee para lanzar un nuevo digital Independiente. Invitar a comer, llamar cada día para dar informaciones preferentes a los directores de programas de radios y de diarios en papel, ser amable y generoso en términos globales.

quien controla ahora el consell desde 2008

La UPV vende al Consell la vieja Escuela de Agrónomos para ampliar el Clínico
Sanidad pagará 14,5 millones por el edificio y deberá respetar la fachada que Moreno Barberá hizo inspirado en Le Corbusier
rafel montaner valència 03.11.2017 | 04:15

El Consejo de Gobierno de la Universitat Politècnica de València (UPV) autorizó ayer la venta por 14,5 millones de euros del edificio de la antigua Escuela Universitaria de Ingenieros Técnicos Agrícolas a la Conselleria de Sanidad para ejecutar la ampliación del Hospital Clínico prevista desde 2008. Este edificio, que ocupa una parcela de 7.362 m2 en el número 21 de la avenida Blasco Ibáñez 21 lleva siete años cerrado.

La UPV se ha negado a vender el inmueble hasta que el Consell del Botànic ha aceptado respetar las condiciones económicas originales del acuerdo de 2008 pese a la devaluación del mercado inmobiliario. La operación frustrada con la Generalitat del PP disponía que con los 14,5 millones de la venta, la UPV construiría en el campus de Vera la nueva Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural.

Cuatro años después, en marzo de 2012, la Conselleria de Sanidad del PP comunicó a la UPV que carecía de presupuesto para atender a la ampliación, y le devolvió el edificio de Blasco Ibáñez. La Politècnica, que ya había construido su nueva escuela -cuyo coste superó los 18,4 millones al incluir un aparcamiento subterráneo no previsto inicialmente-, tuvo que afrontar esta inversión con fondos propios paralizando otros proyectos.

Además, Sanidad deberá respetar los valores arquitectónicos del edificio de Agrónomos, dado que esta obra del arquitecto Fernando Moreno Barberá (Ceuta,1913 – Madrid, 1998) está protegida como Bien de Relevancia Local (BRL) al ser uno de los referentes del Movimiento Moderno español de finales de los años cincuenta y de la década de los 60 del pasado siglo.

Moreno Barberá levantó en Blasco Ibáñez sus tres obras más significativas: la Facultad de Derecho (1956-59), la Escuela de Ingenieros Agrónomos (1958-67) y la Facultad de Filosofía y Letras (1960-70), donde integró los principios de Le Corbusier, caracterizados por el uso contundente del hormigón en muros cortina, brise-soleis (parasoles) y celosías, así como el empleo del acero y el cristal de Mies van der Rohe, contribuyendo a la diafanidad y funcionalidad de los espacios.

Una condición nueva que introduce la Politécnica en el acuerdo es que en la futura ampliación del Clínico, que al ocupar Agrónomos ganará un 30 % más d superficie, es la reserva de al menos 750 m2 para continuar la actividad investigadora que la UPV ya viene desarrollando en colaboración con el Incliva, el instituto de investigación biomédica de este hospital. Otra cláusula fija que el acuerdo de venta decaerá si no se ejecuta antes del final de la presente legislatura autonómica.

la universidad de agronomos vale para pagar a sanchez

Ocupan la antigua facultad de Agrónomos de Valencia
El edificio de la Universidad Politécnica se encuentra en desuso – Los manifestantes han entrado por la fuerza y pretenden quedarse allí al menos hasta el miércoles
l. del canto, valencia 13.11.2012 | 02:24
Varios estudiantes encaramados al techo de la puerta de acceso al antiguo edificio de Agrónomos en Blasco Ibáñez.
Varios estudiantes encaramados al techo de la puerta de acceso al antiguo edificio de Agrónomos en Blasco Ibáñez. Twitter/@Caparros1986

Fotos de la noticia

Varios estudiantes han entrado esta lunes en el antiguo edificio de Agrónomos en la avenida Blasco Ibáñez de Valencia. Los jóvenes se han encaramado al techado de la puerta, desde donde han colgado una pancarta con el lema «La libertad no se pide, se toma». Posteriormente han subido a la azotea del edificio y han desplegado un gran cartel que lo identifica como la «La casa de la huelga» de cara a la Huelga General convocada para el miércoles. Lo siguiente ha sido abrir ventanas y ponerse a limpiar.

Los miembros de la protesta alegan que “no existen espacios autogestionados” donde reunirse y esperan que el edificio sirva “como punto de confluencia de cada colectivo, asamblea o persona”. “Un centro donde realizar charlas, debates o encuentros sin tener que pasar ningún trámite burocrático o económico”, reivindican.

Los alumnos reconocen que la ocupación de un edificio “es ir más allá”, medida que justifican por lo que entienden que es “una situación límite de opresión” y animan a que el centro se mantenga abierto y ocupado después de la jornada de huelga “durante el tiempo que crean necesario”. Miembros de la Policía Nacional se han desplazado hasta el lugar y controlan desde la calle la evolución de la situación.

El edificio se encuentra en desuso desde 2010 cuando los estudiantes fueron trasladados a la nueva Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural, construida en el campus de Vera. La Universidad Politécnica llegó a un acuerdo con la consellería de Sanidad para cederle el edificio hoy ocupado por los estudiantes, para ampliar el Hospital Clínico colindante. Sin embargo, el proyecto jamás llegó a realizarse y el pasado mes de marzo Sanidad renunció al proyecto y devolvió la propiedad de los terrenos a la UPV.

https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/11/12/ocupan-antigua-facultad-agronomos-valencia/951397.html

me tiraron de la universidad por ir a clase, como me puede ayudar casado en la universidad

BY: Isabel S. https://www.u-planner.com/es/blog/8-causas-de-desercion-estudiantil-en-la-educacion-superior

No importa el tipo de universidad o casa de estudio. Hay factores muy comunes que disminuyen las tasas de retención estudiantil en la educación superior. Pueden ser problemas individuales o una mezcla de factores. Por eso, las facultades deben trabajarlas de manera adecuada para reducir la deserción.
1. Problemas financieros

Es la principal señal de auxilio del estudiante y uno de los principales predictores de deserción. Los problemas financieros se deben normalmente por la pérdida de empleo de quien está a cargo de pagar la universidad (ya sea el mismo estudiante, un padre o apoderado), lo que puede añadir un factor de estrés a lo que ya es un serio problema la falta de dinero.

Por ejemplo, de acuerdo a Times Higher Education, 1 de cada 4 estudiantes en Alemania tienden a dejar los estudios debido a los problemas monetarios, una mala relación con el profesor o falta de motivación.

La escritora y editora Margerite McNeal, describe cómo este problema se ha complicado cada vez más en países como Estados Unidos debido a las deudas estudiantiles. Un 40% de los que asumen esa carga no están realizando sus pagos, lo que nutre un ciclo vicioso de deuda que les obliga a dejar sus estudios. Cita el ex secretario de educación norteamericano, Arne Duncan, quien señala que “El grado académico más caro es el que no se completa”.

De acuerdo al portal Collegeview.com, algunos estudiantes “subestiman los costos de la universidad y se dan cuenta demasiado tarde de que carecen de los fondos para cubrirlo. Otros deciden que es más conveniente ganar dinero trabajando a tiempo completo que seguir buscando un grado académico tan caro”.
2. Pobre preparación escolar

Aunque las universidades están haciéndose cargo de deficiencias por parte de los estudiantes cuando provienen del colegio, en áreas como lenguaje y matemáticas, algunos alumnos llegan al punto en el que se sobrecargan de trabajo, por lo que dejan sus estudios.

Margerite McNeal es dura al sentenciar que en Estados Unidos, “las instituciones de educación superior apuntan con el dedo a los colegios por enviarles estudiantes poco preparados que desertan, porque no logran copar con la carga de trabajo. Pero las universidades no son víctimas inocentes. Podrían estar haciendo más para ayudar a que los estudiantes tengan éxito incluso antes de que se matriculen”.

No es solo el nivel académico de cada carrera, sino la actitud psicológica. Por ejemplo, Times Higher Education muestra que en España algunos de los que entran a la universidad proveniente de programas técnicos “tienen problemas para familiarizarse con el lado teórico de su carrera. Otros están desorientados por el cambio de un ambiente estructurado en la escuela, a un mundo universitario más autónomo”.
3. La carrera no convence al estudiante

Cualquier profesor universitario verá dos tendencias: la carrera no cumplió con las expectativas del alumno, o no era la primera opción de carrera de ese estudiante.

En Estados Unidos, cuando se les pregunta la carrera o mención a los estudiantes de primer o segundo año a principios de semestre, estos sentencian:

“No me he decidido”.

En América Latina, el panorama es algo distinto. En países como Chile, se le exige a estudiantes de 17 o 18 años que elijan una especialización que dura entre 4 a 7 años, antes de que siquiera terminen de definir su vocación.

Así, aquellos estudiantes en disciplinas con barreras de entrada más bajas – como ciencias sociales – tienen tasas de deserción más altas que aquellas carreras con una barrera de entrada más alta, como medicina.

Afortunadamente, este panorama está cambiando, en la medida que más universidades integran modelos de college, con sistemas de bachillerato y planes comunes, donde los estudiantes se orientan más antes de decidir una carrera.
4. Conflicto entre el estudio, la familia y el trabajo

Sucede tanto en programas de pregrado como posgrado. De acuerdo a un estudio del Bill and Melinda Gates Foundation, en 2009, el principal motivo de deserción estudiantil era el conflicto de interés entre las labores de la escuela, el trabajo y el hogaré

“Muchos estudiantes que dejan la universidad tienen que trabajar mientras estudian. A menudo se les hace difícil mantenerse a sí mismos, a sus familias, e ir a la universidad al mismo tiempo. Muchos tienen niños que dependen de ellos, y se matriculan en jornada parcial. Muchos carecen del apoyo financiero suficiente de sus padres o de programas de becas”.

Aunque éste es un tema financiero, hay otros elementos que subyacen en este balance de trabajo y estudio. 3 de cada 4 encuestados por la fundación señaló que el trabajo contribuyó a la decisión de dejar sus estudios, y 1 de cada 3 dijo que equilibrar su empleo y los estudios era “demasiado estresante”.
5. Cuando se reprueban las asignaturas constantemente

No se trata de reprobar una o dos clases. Los estudiantes pueden sentirse sobrepasados cuando deben repetir muchos cursos de introducción, y el ramo reprobado es la norma en lugar de ser un caso aislado. Junto a la tremenda carga de trabajo acumulado, los estudiantes se estresan, y la motivación se reduce por muchos factores adicionales:

Sienten que “no se la pueden” con el trabajo que se les viene.
Les aterra pensar que deberán pagar un año más de estudios.
Lamentan que sus compañeros avancen por delante de ellos.
Se sienten desalentados.
Sienten que, aunque les gusta la carrera, la disciplina no está hecha para ellos.

6. Falta de interacción de calidad con profesores y orientadores

Un alta tasa de profesor por alumno no solo atenta contra la calidad de la educación, sino que entrega una experiencia de aprendizaje poco amena para los alumnos. Es poco personalizada y al final del día no puede motivar a los estudiantes.

Muchos expertos en educación coinciden que la experiencia de aprendizaje mejora si los profesores y facultades trabajaran de manera más personalizada con los estudiantes. Sir Ken Robinson, académico líder en educación, es sumamente crítico de esa falta de conciencia. Señala que las escuelas que funcionan bien “contratan profesores que tratan a los estudiantes como individuos y que necesitan impulsar a sus estudiantes, no son accesorios que se arman a ciegas”.

Asimismo, Pedro A. Willging y Scott D. Johnson, del departamento de Educación en Recursos Humanos de la University of Illinois at Urbana-Champaign, estudiaron las tasas de deserción de la educación a distancia, y explican que dentro de los motivos específicos de la deserción había altísimos niveles de insatisfacción, y un sentimiento de que había “un ambiente de aprendizaje despersonalizado”.
7. Ambiente poco motivante

Algunos lo resumen de manera simple: “me fui porque me aburrí”. Sin embargo, hay algo más importante detrás de esa falta de compromiso estudiantil.

Lin Y. Muilenburga y Zane L. Berge estudiaron aquellas barreras que enfrentan los estudiantes en los programas a distancia. Señalan a la revista Distance Education que hay barreras motivacionales internas y externas.

A nivel interno, encontraron un sentimiento de desmotivación ya que su ambiente de aprendizaje “no proveía una motivación innata”.

A nivel externo concluyeron que los estudiantes sentían que faltaba un sentido de colaboración entre pares en un formato online, con la ausencia de señales sociales y un alto temor a aislarse.

Por lo mismo, esos sentimientos son importantes de detectar. Un estudio del portal GradNation.org mostró los principales motivos que manifestaban los estudiantes al dejar la universidad. Muchos demuestran una tendencia significativa sobre el pobre ambiente en la sala de clases:

“A nadie le importaba si asistía”.
Había un mal “ambiente estudiantil”.
Había “problemas con el profesor y la escuela”.

8. Falta de apoyo estudiantil

Este tema trasciende el bolsillo de cualquier estudiante, la capacidad de cualquier profesor y el nivel de dificultad de cualquier curso. Involucra todo el proceso académico y de gestión de la institución de educación superior. Los estudiantes pueden estar sufriendo una mezcla de problemas como los que explicamos más arriba.

Es posible que, individualmente nos lleven a dejar los estudios. Sin embargo, cuando se suman dos o más factores, debiera haber una alerta en el campus.
Los estudiantes no dejan la universidad “porque sí”.
Un estudiante puede tener problemas financieros, pero está motivado por su carrera y clases.

Es posible que no desee dejar sus estudios, sino negociar una manera de posponerlos uno o dos semestres, y retomarlos después.
Sin embargo, si el estudiante no está motivado, las chances de dejar definitivamente los estudios son mucho mayores.

Un estudiante no tiene problemas financieros, pero está reprobando todos sus cursos.

Si se le apoya a tiempo, podrá hacerse cargo de ello.
Pero cuando el estudiante se ve sobrecargado con materias cada vez más difíciles, que no puede digerir, se dará por vencido.

Un estudiante está reprobando una clase tras otra, pero sigue buscando terminar su carrera.

Si tiene la vocación de transformarse en psicólogo, abogado o enfermera, estará dispuesto a seguir por más años para terminar sus estudios.
Pero cuando le agregamos un sentimiento de desmotivación, en el que el estudiante no sabe hacia donde remar ese barco, es posible que desee irse.