Acerca de casofran

me persiguen, me han tirado de la universidad por maltratar a sanchez del metro y a pastor

Los campos de trabajo en zona republicana: el SIM

Los campos de trabajo que hubo en Cataluña durante la guerra civil eran apéndices de las checas y estaban controladas por el SIM. Poco se ha hablado de ellos. Pues bien, hagámoslo .césar Alcalá

04 diciembre 2009

Carta de un recluso del campo nº3 a un familiar

Los campos de trabajo que hubo en Cataluña durante la guerra civil eran apéndices de las checas y estaban controladas por el SIM. Poco se ha hablado de ellos. Pues bien, hagámoslo.

¿Cuántos campos de trabajo hubo en Catalunya? En total seis que se distribuyeron así: campo de trabajo nº 1, situado en el Pueblo Español de Montjuïch; campo de trabajo nº 2, situado en el Hospitalet de l’Infant. Este tenía un campo accesorio en Tivissa; campo de trabajo nº 3, situado en Omells de Na Gaia; campo de trabajo nº 4, situado en Concabella; campo de trabajo nº 5, situado en Ogern; campo de trabajo nº 6, situado en Falset. Este tuvo campos accesorios en Cabassers, Gratallops, la Figuera y Porrera.

¿Qué eran los campos de trabajo?
En realidad reproducían los “gulags” soviéticos, o dicho de otra manera, eran campos de trabajos forzados donde las condiciones eran inhumanas para los presos, tanto por el trato cruel como por los asesinatos. Eran lugares donde se buscaba la rentabilidad y el desprecio por la vida era constante. Los “gulags” soviéticos y los campos de trabajo catalanes tenían en común: la ubicación, el alojamiento de los internos, la identificación numérica, y el régimen de trabajo.

Hay un hecho sustancial. La gente condenada a ir a los campos de trabajo cumplía íntegramente la pena. No había reducciones de pena por trabajo o buena conducta. Lo que tampoco se podía asegurar es que, una vez finalizada la condena, saliera del campo. El SIM (Servicio de Información Militar) decidía quién salía y quién se quedaba.

Estructura e internados en los campos
La estructura no era muy numerosa: director, y a veces un subdirector; el jefe de destacamento; el jefe de servicio interior; el jefe de servicio exterior; y los vigilantes. Por encima de ellos estaba el inspector general de los campos de trabajo.

¿Quiénes fueron a los campos de trabajo? La verdad es que cualquier ciudadano tenía todos los números para ir a parar a uno de los seis campos de trabajo. Menos los miembros del SIM nadie se salvaba. Ahora bien, para ser algo más concretos los presos se pueden clasificar de la siguiente manera: personas detenidas por los servicios policiales sin ninguna actuación judicial; personas detenidas sobre las que se había iniciado alguna actuación judicial; personas ya enjuiciadas y que esperaban cumplir la sentencia; personas enjuiciadas con sentencia absolutoria o sobreseimiento de la causa; activistas contrarios a la República; desafectos a la República; militares, guardias civiles y guardias de asalto desafectos a la República; personas que habían intentado salir de la zona republicana; clérigos, curas y sacerdotes; activistas y militantes del POUM; militantes, activistas o simpatizantes de la CNT, FAI y Juventudes Libertarias; oficiales y prisioneros de guerra; personas civiles de zonas ocupadas; prófugos del ejército republicano; miembros de las Brigadas Internacionales; infractores normas sobre abastecimientos; infractores normas sobre transferencias de capitales; delincuentes comunes.

Como vemos todos podían ir a los campos de trabajo. No había exclusión. Esta afirmación no es del todo cierta. Las personas mayores de 50 años no iban. Ahora bien, desde esta edad hacia abajo, cualquiera era “bien recibido” en ellos.

Pueblo español, Barcelona: lugar en que se encontraba el Campo de Trabajo nº1

Régimen de vida
¿En qué trabajaban los presos? Cavaban zanjas que no servían para nada. Las jornadas eran muy largas e iban más allá de las ocho horas que marcaba el reglamento. El ritmo de trabajo era variado desde la apertura y la profundización de trincheras, la construcción de nidos de ametralladoras, de minas, de carreteras, o la tala y transporte a mano de troncos de árboles.
No todos los presos hicieron las mismas tareas. Los arquitectos, ingenieros o delineantes trazaban las obras; los médicos cuidaban de la salud de sus compañeros; pocos eran escogidos para trabajar en las oficinas del campo.

¿Qué rutina llevaban en el campo? Se levantaban muy pronto, aún de noche. Acto seguido se pasaba lista para saber si, durante la noche, se había producido alguna fuga. Almorzaban un café y un panecillo. Acto seguido se marchaban a trabajar. Sólo paraban para comer. Volvían al trabajo. Al atardecer regresaban al campo. De nuevo pasaban lista, cenaban y a dormir. Este ritmo monótono se repetía cada día.

La incomunicación del prisionero era total. Desconocía por completo lo que pasaba fuera del campo y, desde luego, no podían recibir visitas. No podían hablar con nadie de fuera del campo y los vigilantes tenían prohibido dar cualquier tipo de información. Escribe Pere Ursòl Ferré:

«Recuerdo haber pasado dos años con sensación continua de hambre, sucios, sin el menor asomo de privacidad, siendo tratados de manera barriobajera y a golpes de garrote, viendo como la gente perdía los valores morales, incluso vi a un sacerdote que robaba el pan de otro preso. Fueron días muy angustiosos. Parecía no acabarse nunca».

Liberación y fin de los campos
A manera de epílogo podemos decir que, a medida que avanzaba el ejército nacional, primero por Lérida y después por Tarragona, los campos de trabajo se fueron desmantelando. El último fue el del Pueblo Español de Montjuïch. Muchos de los condenados regresaron a la prisión Modelo de Barcelona o a otras instaladas en los lugares aún no conquistados. Muchos de los prisioneros sirvieron de escudo humano cuando el ejército republicano avanzaba hacia el norte, destino a Francia. Los campos de trabajo han sido un tema olvidado dentro del que se denomina hoy en día memoria histórica. Se hicieron en ellos auténticas atrocidades. Como dejó escrito Diego Abad de Santillán: «la alcahueta de la guerra servía por esconder todas las infamias, todas las complicidades o todas las cobardías».
https://www.religionenlibertad.com/historia_en_libertad/5754/los-campos-de-trabajo-en-zona-republicana-el-sim.html

Querella por malversación a gran escala contra López Madrid

Javier López Madrid, yerno del fundador de OHL e imputado en las operaciones Lezo y Púnica, es uno de los 100 antiguos altos cargos de la Comunidad de Madrid y empresarios contra los que el sindicato CGT y la asociación CODE (Observatorio contra los Delitos Económicos) acaban de formular querella por malversación a gran escala a través de las dos empresas de capital riesgo controladas por los gobiernos autonómicos de Esperanza Aguirre e Ignacio González.

Presentada este miércoles en la Audiencia Nacional, la querella cifra en más de 60 millones las pérdidas que entre 2006 y 2015 acumularon Capital Riesgo de la Comunidad de Madrid SA (CRM SA) y el fondo Inicap I. Siempre bajo control accionarial del Ejecutivo madrileño, CRM e Inicap se embarcaron en sucesivas operaciones que no solo resultaron ruinosas para el erario autonómico sino que, por sus características, implicaron según los querellantes un auténtico y deliberado desvío de fondos.

Como ha publicado este jueves infoLibre, una de las operaciones denunciadas por CGT y CODE es la que en 2006 emprendió CRM con un proyecto empresarial centrado en la gestión de gimnasios privados, lo promovidos por Ingesport bajo la marca Go Fit. Articulada a través de inyecciones de capital a cuatro sociedades –tres de ellas vinculadas entre sí accionarialmente– así como de préstamos y avales, esa operación costó a la Comunidad de Madrid pérdidas no inferiores a 2,6 millones hasta que abandonó el proyecto en 2011. El fortalecimiento de Ingesport con cargo a fondos públicos allanó el desembarco de Corpfin, una compañía directamente vinculada a una de las nueras de Esperanza Aguirre y su familia, Carolina Oriol. En diciembre de 2015, Corpfin Capital SA vendió el 3,78 de Ingesport con un beneficio declarado de 3,7 millones. La sociedad Oranda, propiedad de la familia de Carolina Oriol y donde ella misma es consejera, posee el mayor paquete accionarial de Corpfin Capital SA.

Los primeros indicios de que el Gobierno madrileño había beneficiado a Ingesport se remontan a 2009. El periódico Público destapó entonces que CRM le había inyectado 1,3 millones. Y que, cuando en 2006 se decidió esa inversión –el 26% de los títulos, con un valor nominal de 1.225 euros pero con una prima de emisión de 1.298.500 euros– justamente en esa empresa trabajaba el profesor de pádel de Ignacio González, entonces vicepresidente de Esperanza Aguirre, luego su sucesor y ahora principal imputado en la Operación Lezo. Ingesport, que gestiona en Madrid cinco centros deportivos bajo la marca Go Fit, niega cualquier irregularidad en la inyección de dinero público

El empresario Javier López Madrid aparece como figura central en uno de los apartados clave de la querella: el funcionamiento del fondo de capital riesgo Inicap. Constituido en 2006, una empresa participada por el yerno de José Miguel Villar Mir, Möbius SGECR, asumió desde el inicio la dirección del fondo por adjudicación del Gobierno madrileño. A su vez, Möbius encomendó la gestión directa de Inicap a una segunda empresa de la que López Madrid era único accionista, Financiera SIA Capital.

Bajo investigación judicial después de que el arrepentido David Marjaliza declarase que esa fue la empresa utilizada por López Madrid para canalizar comisiones ilegales del Metro de Madrid, SIA cobró de Möbius 1,76 millones de euros entre 2007 y 2014, como desveló este periódico en enero. De esos 1,76 millones, al menos 600.000 euros procedían directamente de Inicap. El fondo público madrileño dejó de presentar cuentas al Registro Mercantil en 2010. A partir de ese año, sus inversiones constituyen un misterio. Según el Ejecutivo autonómico, que ostentaba el 66% de las acciones del fondo mientras que el otro tercio estaba en manos de la Cámara de Comercio, Inicap acarreó al erario madrileño pérdidas de 9,3 millones. Los querellantes, que sustentan sus acusaciones en documentos mercantiles públicos, computan las pérdidas globales de Inicap, más de 17 millones.

La querella también pone el foco sobre las inversiones efectuadas por CRM en distintas empresas del sector textil y de la moda que acarrearon a la empresa pública pérdidas millonarias. En algunos casos, las empresas beneficiadas acababan de constituirse con aportaciones no dinerarias –especialmente marcas de moda– que, según los querellantes, se sobrevaloraron para justificar elevadas primas de emisión en la compra de títulos adquiridos con el dinero de la Comunidad de Madrid. Entre los modistas que CGT y CODE consideran corresponsables de la presunta malversación figuran dos de los diseñadores más conocidos de las pasadas décadas, Javier Larrainzar y Miguel Palacio, que tras el estallido de la crisis se confesaron arruinados. La querella también afecta a los principales responsables de Artesanos Camiseros, que cerró a finales de 2012, y a los principales accionistas de Grupo Nupcial Novíssima.

Entre aquellos contra quienes se dirige la querella se cuentan los cuatro consejeros de Economía que dirigieron ese departamento entre 2006 y 2015: Fernando Merry, Antonio Beteta, Pervival Manglano y Enrique Ossorio, actual portavoz del PP en la Asamblea de Madrid.
https://www.infolibre.es/noticias/politica/2018/12/13/querella_por_malversacion_gran_escala_contra_lopez_madrid_centenar_altos_cargos_empresarios_madrid_89825_1012.html

Cuando las cosas se hacen como quieren los politicos

Cuando las cosas se hacen mal a propósito

En su libro, “El desgobierno de lo público” el profesor Alejandro Nieto describe el proceso de degradación de la vida política que ha sufrido España en los últimos años.

La tesis del profesor Nieto es que el mal gobierno es intencional es decir que no se trata de que las cosas salgan mal por mala suerte o circunstancias adversas (al menos, no sólo por eso), sino que el mal funcionamiento de las instituciones es una consecuencia buscada por ciertos colectivos a los que conviene ese mal funcionamiento.

No es un mal gobierno, sino un desgobierno.

Para determinar la autoría y los motivos (o “móviles”) desconocidos de un acto o unas circunstancias conviene preguntarse por qué y quién se habría beneficiado de sus consecuencias. 

Es decir, aplicar el principio de “a quién beneficia” (en latín “cui bono” o “cui prodest”) este estado de cosas. Es el viejo:

“Piensa mal y acertarás” 

Si la justicia funciona mal, si el tribunal de cuentas no dispone de medios suficientes, si la ley es blanda con la corrupción y permite indultar con facilidad y con criterios arbitrarios, se facilita mucho la instalación de un modo de funcionamiento parásito, depravado, consistente en desviar recursos del Estado para fines particulares y donde florecen el cohecho y la prevaricación.

Sin mecanismos de control, el poder se vuelve absoluto. 

Los principales culpables serían, en el caso que nos ocupa, los partidos políticos en primer lugar, y ciertas oligarquías que les apoyan y les financian. Volvemos así a la temática del post “cuando los malos se asocian”.

Benito Pérez Galdós, gran escritor español del siglo XIX, dijo a propósito de la clase política española, ya hace más de 100 años, en una época en la que los partidos liberal y conservador se turnaban en el ejercicio del poder de una España decimonónica:

“Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos… ”  

 

Uno de los grandes problemas de los partidos políticos es la forma en que eligen a sus cuadros dirigentes, basado en la cooptación, que es el sistema por el cual una organización de personas nombra internamente a sus propios miembros y dirigentes. A veces la cooptación se da dentro de la misma cúpula y es el único medio para acceder a ella!

Esto está muy bien si hablamos de instituciones privadas.


Pero no parece tan bueno si hablamos de intituciones que pretenden representar a los ciudadanos.

¿No tienen ellos nada que decir al respecto?

Y en España se agrava por:

– El sistema electoral de listas cerradas y bloqueadas: la cúpula del partido elabora unas listas en las que decide quién se presenta y quién no y en qué orden y los votantes no pueden discriminar entre un candidato u otro.

– y la disciplina de voto: los representantes electos por un partido son obligados, bajo sanciones económicas y penas como su eliminación de las listas, a votar siguiendo las directrices dadas por la cúpula.

Así, los representantes electos, pasan de representar a los votantes a ser meras marionetas de la cúpula.

Y es fácil imaginar el tráfico de favores y la compra de lugares preferentes en las listas que tiene lugar detrás de bambalinas.

Hablando de bambalinas, ya dijimos que el mundo es un gran escenario y muchas cosas no son lo que parecen!

Merece la pena ver esta entrevista (el profesor Alejandro Nieto habla en castellano.

No quieren que los periodistas destapen sus juergas

de Rubén Arranz

Los juerguistas no llevan demasiado bien que les digan a qué hora deben volver a casa. Y España es muy dada a organizar fiestas en las que no faltan noctámbulos que hace tiempo perdieron el reloj. En el intenso mundo de la noche balear prosperó Bartolomé Cursach, un empresario que está encausado por una larga lista de delitos que hace sospechar, una vez más, que en este país hubo guerreros que durante años se hicieron millonarios con bula papal. Sin escrúpulos, al margen de la ley e impulsados por las corrientes que generaron la corrupción y las burbujas económicas. El caso es que dos medios de comunicación, Europa Press y Diario de Mallorca, difundieron hace unos meses una noticia que informaba de que la Policía investigaba un presunto fraude a Hacienda del grupo empresarial de Cursach, que, por cierto, el juez descartó hace unos días. A raíz de esta publicación, se inició un procedimiento judicial por un supuesto delito de revelación de secretos que ha provocado la visita de la policía a las redacciones en Palma de Mallorca de estos medios de comunicación.

El empresario Bartolomé Cursach
Esta es la noticia del caso Cursach por la que la Policía ha registrado dos medios de Baleares

Estos hechos podrían considerarse como rutinarios, pero no lo son. Principalmente, porque los agentes acudieron a las sedes de estos medios de comunicación con el mandato de intervenir los ordenadores y los teléfonos móviles de los periodistas. “En ambos casos, se pretende y se autoriza el estudio de WhatsApps, correo electrónico y otras redes sociales a fin de detectar posibles envíos de datos, filtrados por parte de los investigados, así como la intervención de cualquier documento o archivo relacionado con la investigación del denominado Caso Cursach y sus derivados”, detalla la orden judicial.

El objetivo del juez era determinar el origen de la filtración de información que dio lugar a la noticia publicada en Europa Press y Diario de Mallorca, ante la sospecha de que la fuente podría haber cometido un delito de descubrimiento de secretos. El problema es que la torpe actuación del titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Palma de Mallorca ha comprometido el derecho constitucional de los periodistas a no revelar la identidad de la persona o las personas que les suministran la información.

La Federación de Asociaciones de la Prensa Españolas (FAPE) emitía un comunicado después de conocer la noticia de los registros en el que expresaba su “rechazo tajante” a la incautación de material ordenada por el juez. Asimismo, recordaba que el secreto profesional no sólo ampara al periodista para que no revele sus fuentes ante los requerimientos de terceros, sino que también protege a la persona que le ha proporciona la información.

Y añadía: “En los casos de filtraciones, la jurisprudencia exime de este delito a los informadores y lo atribuye en su caso a los funcionarios que hayan facilitado la información”. En cualquier caso, “no están obligados a revelar quienes le facilitaron la información y mucho menos a entregar los documentos y los equipos con lo que desarrollan su trabajo”.
Precedentes peligrosos

Realmente, lo más peligroso de este asunto no es amedrentar a un periodista, sino espantar a sus fuentes, es decir, a las que permiten que trascienda la información de interés público. En este caso, relacionada con el procedimiento judicial que investiga las presuntas corruptelas de un tipo del que los jueces sospechan que expandió su imperio con la connivencia del poder político y de la policía. Esta última, supuestamente engatusada en fiestas en las que no faltaban prostitutas y drogas y alcohol gratis. Lo dicho, en el imperio donde nunca se ponía el sol no faltan juerguistas que utilizan la noche para medrar y dar rienda suelta a sus instintos más bajos y sus corruptelas.

En cualquier país que saca pecho por proteger las libertades de los ciudadanos chirriaría el hecho de que los jueces hayan enviado en los últimos tiempos a varios contingentes de policías a los medios de comunicación. Sin ir más lejos, acudieron hace aproximadamente un mes a la delegación en Palma de Mallorca de la Agencia EFE –pública- para pedir información sobre el mismo caso, según precisan fuentes internas.

Unas semanas antes, también se personaron en la redacción del periódico digital Moncloa.com, después de que sus periodistas difundieran las famosas grabaciones entre el comisario Villarejo, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y el exjuez Baltasar Garzón. Y, unos meses atrás, también fueron al diario Público después de que publicara los audios del heterodoxo Ministerio del Interior de Jorge Fernández Díaz, en los que se hablaba de la supuesta existencia de una policía patriótica destinada a buscar las cosquillas –con más o menos rigor- de los políticos independentistas…………………
https://www.vozpopuli.com/opinion/quieren-periodistas-destapen-juergas_0_1198981455.html

La cruel verdad que te oculta la industria láctea

 

Diario de una Vegana: Capítulo 7

La industria láctea es una de las más crueles dentro de la explotación animal. Hay vegetarianos o incluso veganos que al inicio, por desconocimiento, se preguntan: “No como carne pero, ¿por qué no puedo comer leche o huevos si no matan a los animales para obtenerlos?”. Prepárate porque te lo voy a contar y no va a ser agradable.

 
La cruel verdad que oculta la industria láctea (Gtres)

Las Vacas Lecheras NO Existen

Aunque parezca increíble todavía hay gente que cree que existen las ‘vacas lecheras’. Es decir, vacas que dan leche por naturaleza y un afable granjero se la extrae con ternura y con sus propias manos… pues no. No es así.

Una vaca, como una humana, es un animal de género femenino que no da leche si no está embarazada. Es decir, para que una vaca de leche, la tienen que preñar constantemente y ella generará esa leche para sus hijos…. pero sus bebés jamás la beberán.

Madres Destruídas

Las vacas y sus becerros (los terneros) crean un vínculo muy fuerte de por vida, es muy similar al que una mamá humana crea con su bebé desde que nace. El pequeño ternerito, como el humano, va pegado a su madre los dos primeros años de su vida y, poquito a poco, va aprendiendo de ella y se vuelve más independiente aunque se aman de por vida, claro.

En la naturaleza esto ocurre así. Sin embargo en la cruel industria láctea las vacas están semi inmovilizadas en espacios minúsculos una al lado de la otra y comen entre dos barrotes de hierro. Una y otra vez las inseminan contra su voluntad y las hacen padecer todos los dolores y los cambios físicos y emocionales que conllevan los meses de embarazo.

 
Madre e hijo se aman como los humanos (Gtres)

Cuando por fin dan a luz y esperan empezar su vida junto a su bebé, se lo roban a las dos horas de vida. Tal cual. Se lo ROBAN. Esa madre jamás volverá a ver a su becerro porque se lo llevan al matadero, para asesinarlo y que algunos puedan comer ternera tierna.

El llanto de una madre vaca a la que le roban a su hijo es, según algunos veterinarios de ganadería, el sonido más desolador y doloroso que han oído en su vida. No quiero incluirlo en este post por no dañar sensibilidades pero en Youtube puedes encontrar vídeos realmente desoladores de llantos y gritos que duran días e incluso semanas.

Mira este vídeo de como una madre persigue al granjero que le está robando a su bebé recién nacido y entenderás que cualquier madre humana haría lo mismo ante un crimen tan espantoso. Sienten como lo hacemos nosotros y no tenemos derecho a tratarlos así.

 

Bebés Desnutridos

El ternero que acaba de nacer y debería estar alimentándose de un modo natural con la leche que el cuerpo de su madre prepara para él, es apartado de su leche y se le da una dieta sustitutiva y llena de carencias que le provoca anemia severa, ¡expresamente!

¿Por qué no le dan hierro a ese ternero? Pues para evitar que la carne se oscurezca y a los humanos que se van a comer su cuerpo no les parezca atractiva. ¿Estás viendo el panorama? Una madre que acaba de parir y perder a su hijo, un bebé desorientado, sólo, encerrado en una jaula y sufriendo anemia severa provocada por el ser humano, ¿todo esto vale por un vaso de leche?

Los terneros se alimentan así durante 20 días a base de pienso, heno y ese sustitutivo de la leche materna que es barato y deficiente. Muchos de estos bebés mueren allí mismo y ya los llevan muertos al matadero. Los que sobreviven al dolor, son asesinados a los pocos días.