Una banda de cinco rumanos carteristas hacen el agosto en el interior de la Catedral de Sevilla, y en valencia

La primavera llena, aún más si cabe, las calles del Centro Histórico de Sevilla de turistas. Esta mayor afluencia de personas a puntos claves como la Catedral y su entorno o la Plaza de España es un foco de atracción para los amigos de lo ajeno. Agentes de la Policía Local están alertando estos últimos días a los guías turísticos sobre una banda de cinco rumanos carteristas que están cometiendo numerosos hurtos, aprovechando los grupos que se forman en las entradas y en el interior de los principales monumentos.

Algunos de esos guías han explicado a ABC cómo los policías les han mostrado las fotos de cinco personas, hombres y mujeres, de nacionalidad rumana a las que tienen perfectamente fichada para que estén alerta y si se encuentran con ellas, los avisen. La lucha que mantiene la Policía, tanto la Nacional como la Local, contra estos carteristas no tiene fin porque los agentes se enfrentan a unos delincuentes reincidentes que no temen a las repercusiones legales de sus actos. Cuando son detenidos, quedan en libertad con cargos a las pocas horas.

Fuentes policiales han confirmado a ABC que este grupo en concreto reside en una casa okupa de Camas y que no es el único que opera en la ciudad. Se ha detectado la llegada de carteristas venidos de fuera que aprovechan la llegada de la primavera y el incremento de las visitas a la ciudad, con motivo de la Semana Santa y la Feria, para hacer su agosto. Algo que también han comprobado los guías turísticos. Uno de los ladrones que están buscando los agentes llegó hace unos años a España, procedente de Italia, donde había acumulado también antecedentes por delitos menores.

El Grupo Giralda identificó el verano pasado a más de un centenar de ladrones que operaban en las zonas más turísticas del Centro de la ciudad

El Grupo Giralda de la Policía Local identificó en el verano pasado a más de 100 carteristas operando en el Centro de la ciudad. Suelen ir vestidos como si fueran unos turistas más para pasar desapercibidos entre los grupos de visitantes.

Estos ladrones especialistas del descuido ya no se ponen límites sobre las zonas donde atacan a sus víctimas. Las últimas denuncias que han llegado a la Policía Local son de turistas a los que les sustrajeron sus pertenencias cuando se encontraban dentro de la Catedral. «Aprovechan que en ese momento están pendientes de la charla del guía y disfrutando de la visita para quitarles la cartera», señala una guía a ABC.

La Policía también está aconsejando a los guías que alerten a sus clientes sobre la presencia de estos delincuentes para que adopten medidas de protección como mantener siempre vigiladas sus pertenencias o que se coloquen la mochila en el pecho, en lugar de la espalda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 14 ?