EMESA Y ana botella

La nueva batalla judicial de la M-30: ACS y Ferrovial reclaman 3,5 millones a Carmena
Las dos constructoras, que tienen el 20% de la empresa mixta Madrid Calle 30, le prestaron 125 millones y ahora exigen el pago de los gastos de cancelación de ese crédito
Foto: M-30. (Foto: EFE)
M-30. (Foto: EFE)
David Fernández
Tags

Ahora MadridAyuntamiento de MadridFerrovialManuela CarmenaAlberto Ruiz-GallardónNoticias de Madrid

Tiempo de lectura6 min
19.10.2017 – 05:00 H.

Una nueva batalla judicial se dirime en los juzgados madrileños sobre el escenario de la M-30. Ferrovial y Dragados (del Grupo ACS), las dos firmas encargadas de explotar, conservar y mantener esta importante vía de comunicaciones de la capital, han demandado al Ayuntamiento de Madrid y le reclaman 3,5 millones de euros por los gastos de cancelación de un préstamo que en su día estas dos constructoras concedieron a Madrid Calle 30, la empresa mixta que se constituyó en el año 2004 para ejecutar las faraónicas obras de soterramiento de la carretera. El caso ha caído en el juzgado de primera instancia número 56 de Madrid.

Ferrovial y ACS crearon juntas la sociedad Emesa para explotar los túneles de la M-30 una vez construidos. Emesa tiene el 20% de Madrid Calle 30 (el otro 80% lo tiene el consistorio que ahora gobierna Manuela Carmena), la empresa creada entonces por el regidor madrileño Alberto Ruiz-Gallardón para construir la red de túneles. La historia de este conflicto judicial surge en septiembre de 2005, cuando Emesa concede a Madrid Calle 30 un préstamo de 113,9 millones de euros, que en 2007 se amplió en 11 millones más hasta llegar a los 125 millones. Un préstamo que sirvió para que el ayuntamiento no pusiera un euro en la andadura inicial de esta empresa mixta. El plazo de amortización concluía en 2025.

Carmena levanta las alfombras de la M-30: el trato con ACS-Ferrovial se lleva 500 millones
Rafael Méndez
El ayuntamiento estudia el contrato que le ata hasta 2025 para mantener túneles. Detecta que Calle 30 abona 106 millones desde 2004 en impuesto de sociedades que se habrían podido ahorrar

Pero “Emesa no es una entidad de crédito, por ello debió financiar el préstamo, es decir, debió a su vez pedir prestado el dinero que prestó a Madrid Calle 30”, según reza la demanda. El 27 de julio de 2006, Emesa firmó un contrato con el Banco Español de Crédito y con The Royal Bank of Scotland Plc por 113.980.000 euros que también vencía en 2025, crédito que luego fue ampliado a 125 millones cuando Madrid Calle 30 solicitó a su vez en 2007 los 11 millones extra a Emesa.

El problema surge con la aplicación de la cláusula 6.5 del préstamo, que regula la “liquidación de las coberturas existentes”. Con esta cláusula, las dos partes pactaron que en caso de que Madrid Calle 30 realizase una amortización total o parcial, voluntaria u obligatoria, debería asumir los costes de esa decisión. Es decir, que si Madrid Calle 30 decidiera amortizar anticipadamente el préstamo, debería abonar a Emesa los costes generados por esa amortización. Las constructoras esgrimen además otro argumento en su demanda, la cláusula 9.2.2, que señala que Emesa deberá amortizar obligatoriamente de forma anticipada el crédito que pidió a esos dos bancos “en el supuesto de que se produzca cualquier amortización anticipada del préstamo que mantiene con Madrid Calle 30”.+
https://www.elconfidencial.com/espana/madrid/2017-10-19/nueva-batalla-judicial-m-30-acs-ferrovial-reclaman-3-5millones-carmena_1462881/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 10 6 ?