El truco del Gobierno para inflar los presupuestos: así se han quedado sin gastar 120.000 millones desde 2012

El margen que hemos ido ganando con la reducción del déficit se dirige a gasto social, dependencia, fomento del empleo, políticas de apoyo a productividad y eficiencia, en infraestructuras, I+D+i, lucha contra la violencia de género”, así presumía Álvaro Nadal de la situación económica en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018.

Estas cifras anunciadas a bombo y platillo por el Secretario de Estado de Presupuestos son realmente un espejismo, ya que se refieren a una previsión de lo que España gastará en el próximo curso. Otra cosa muy distinta es lo que finalmente el Gobierno se acaba gastando realmente. Y ello a pesar de horas y horas de debates parlamentarios, como los que estamos viviendo estos días en el Congreso, y de supuestas concesiones a los grupos nacionalistas para obtener el apoyo a las cuentas públicas, que en  muchos casos ni se concretan.
 Esto es lo que se llama ejecución presupuestaria. Por ejemplo, si en una reunión con tus amigos anuncias que hay presupuesto para comprar diez manzanas pero cuando vuelves del supermercado solo has comprado seis, la ejecución de tu presupuesto es del 60%. Sin embargo, si solo avisas de tu presupuesto de manzanas y no del gasto final, tus amigos no lo notarán.

Con los presupuestos, a una escala mucho mayor, pasa algo parecido: entre 2012 y 2016 (último año con datos completos disponibles), el Gobierno dejó sin gastar más de 120.000 millones de euros aprobados en los presupuestos definitivos -tras créditos extraordinarios y otras modificaciones-. Una cifra que no se reparte igual entre el presupuesto de manzanas y galletas.

¿Sabes cuánto se ha gastado el Gobierno de Mariano Rajoy en I+D+i frente a lo que anunció en los Presupuestos? ¿Cuánto crees que se dejó de gastar en deuda pública ¿Y en Sanidad? Descúbrelo en nuestro test.
 Lo cierto es que los presupuestos engañan: las diferencias el Gobierno presenta y lo que realmente se gasta provoca que lo que se aprueba en el Congreso acabe, en muchas ocasiones, en papel mojado. Gracias a los datos de liquidación de los presupuestos generales desde 2012 hasta 2016,  publicados por la Intervención General del Estado, es posible conocer qué políticas de gasto se quedaron sin usar.

Los datos analizados incluyen la liquidación del presupuesto de la Administración General del Estado y sus organismos dependientes (por ejemplo, el Museo de El Prado, el Instituto Carlos III o el Servicio de Empleo Público Estatal). No están incluidos los gastos de la Seguridad Social, que no se publican desglosados por políticas.

El siguiente gráfico muestra el porcentaje del presupuesto definitivo que se gastó realmente en cada área de gasto. Las políticas de investigación y desarrollo o las de industria y energía fueron las más perjudicadas por la ejecución del presupuesto. Frente a ellas, políticas que prácticamente gastaron el 100% de lo aprobó: Pensiones, Deuda Pública o Defensa.

¿Qué parte del presupuesto se ejecutó en cada política?

Porcentaje de ejecución de cada política presupuestaria entre 2012 y 2016. No se incluye la ejecución del presupuesto de la Seguridad Social. Datos de liquidación de los PGE
 Los datos señalan que una gran parte de los presupuestos presentados por el Gobierno de Rajoy se quedaron únicamente en el papel.

“Da la sensación de que los presupuestos son un acto simbólico que no tiene ninguna validez”, comenta María Jesús Fernández, economista de Funcas. La ilusión de los presupuestos presentados en el Congreso es doble: por un lado, el Gobierno puede destinar nuevos fondos a través de créditos extraordinarios y otras modificaciones, y , por el otro, puede no ejecutar parte de esas partidas.

El Gobierno dejó sin gastar más de 13.000 millones de euros en investigación y desarrollo y otros 2.400 millones en comercio, turismo y pymes que aprobó en los presupuestos de 2012 a 2016. Gracias a este mecanismo, el Ejecutivo ha podido camuflar recortes mayores en esas partidas durante la crisis.

Entre 2009 y 2016, el presupuesto en I+D+i se recortó un 43%. Si solo tenemos en cuenta el gasto real ejecutado, el recorte sería de un 66%.
sigue.
https://www.eldiario.es/economia/Gobierno-inflar-presupuestos-quedaron-millones_0_763973762.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 7 12 ?