Despidos masivos en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas

UGT y CCOO denuncian que en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), uno de los centros más relevantes y buque insignia de la investigación del cáncer en España, se está planteando la no renovación de 87 trabajadores antes de acabar el año y de 47 más a lo largo del 2018; es decir un total de 134.

“La consecuencia -advierten los sindicatos- además del drama humano por la pérdida del trabajo y de la imposibilidad de continuar desarrollando un proyecto científico en marcha, es que los proyectos de investigación se ralenticen o se paralicen”.

“En algunos casos desaparecen grupos completos y en otros muchos los grupos quedan muy mermados de personal, con una repercusión directa en cualquier avance que pueda dar lugar a nuevas terapias contra el cáncer. Además, la imposibilidad de desarrollar los proyectos de investigación impedirá la obtención de fondos para la realización de proyectos futuros. Es decir, se acabó la ciencia para muchos investigadores en España”, añaden.

La Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017, en su Disposición Adicional 16 prohíbe la contratación de personal temporal salvo en casos excepcionales y para cubrir necesidades urgentes e inaplazables y en su Disposición Adicional 34, además prohíbe la concatenación de contratos temporales y establece como garantes de su cumplimiento a los responsables de contratación de los centros públicos, especialmente cuando “pueda dar lugar a la conversión de un contrato temporal en indefinido no fijo”, a la vez que prohíbe la conversión a contrato indefinido de los contratos temporales, salvo sentencia judicial.

Por otro lado, el CNIO, como Fundación del sector público, al igual que otros muchos centros y fundaciones de investigación tiene restringida la contratación indefinida desde el 2012. Por tanto esta medida impide renovar muchos contratos temporales al no poder ser formalizados de manera legal, provocando la pérdida de puestos de trabajo. Todos estos hechos son los que los sindicatos mayoritarios vienen denunciando desde hace más de 5 años y a los que el gobierno se ha negado a solucionar.

ramon a la carcel

Ramón y Cajal también estuvo en la cárcel”

Una veintena de presos se ‘evade’ de la prisión de Badajoz gracias a un programa de radio sobre ciencia

Santiago, enganchado al boxeo, fue un delincuente juvenil. A los 11 años, cogió una viga de madera, vació su eje, reforzó su exterior con alambre, la atiborró de pólvora, tachuelas y guijarros y disparó hacia la puerta de su vecino un “horrísono” cañonazo. Y acabó en la cárcel. Santiago se apellidaba Ramón y Cajal y 40 años después ganó el premio Nobel de Medicina de 1906 por iluminar la estructura del cerebro.

“Al oír el rechinamiento del cerrojo, que me recluía quién sabe hasta cuándo; al sentir el rumor, cada vez más lejano, de las pisadas de mi carcelero; quebró mi serenidad. Comprendí al fin que mi encierro constituía formal condena”, escribió Ramón y Cajal en sus memorias, Recuerdos de mi vida.

“El estudio de radio no es la prisión. Aquí no se está cumpliendo condena. Aquí liberamos la mente”, comenta un recluso

Antonio, de 45 años, recuerda con entusiasmo el cañonazo fuera de la ley del premio Nobel. Como el joven Ramón y Cajal, escucha cada día el rechinamiento del cerrojo y las pisadas que se alejan por el pasillo. Es uno de los 550 internos del Centro Penitenciario de Badajoz, al que Materia ha accedido con un inusual permiso del Ministerio del Interior. “Ramón y Cajal es un ejemplo muy claro de que solo por el hecho de estar preso no tienes por qué ser una mala persona. A los 11 años cayó preso y luego fue premio Nobel. No por estar en la cárcel ya estás para tirarte a la basura. Eres reciclable”, reflexiona.

Junto a una veintena de compañeros, Antonio se evade cada semana de prisión. Es uno de los locutores de La Ventana de la Ciencia, un programa de radio de divulgación científica emitido cada semana desde el módulo 3 del Centro Penitenciario de Badajoz. Allí, casi todos ingresaron por delitos asociados a la adicción al alcohol o las drogas. El que más experiencia en radio tenía era por haber llamado a Cadena Dial para pedir una canción para su novia.

“Más droga que en la calle”

En cada programa, los internos repasan la actualidad científica, entrevistan a un investigador y cuentan la historia de alguna eminencia que pasó por la cárcel, como Ramón y Cajal, Francis Bacon y Galileo Galilei. En otros módulos, cuenta un recluso, “hay más droga que en la calle”. Las dosis entran, “inevitablemente” según reconoce un funcionario de la prisión, dentro de los culos de internos que regresan de un permiso o en los de mujeres que acuden a los vis a vis, los encuentros a solas autorizados. Pero en el módulo 3, dice Antonio, no quieren oír hablar de droga: “Aquí, no”. Es una unidad terapéutica y educativa, a la que los reclusos ingresan voluntariamente para preparar su reinserción en la sociedad.

“Hacer un programa de radio de ciencia significa elevarnos para llegar a unas metas que nos hemos marcado. Yo en la vida habría pensado que esto podría ser así”, dice Francis, de 25 años. En unos días, saldrá esposado de la cárcel para casarse con el amor de su vida, su novia desde los 12 años. Nunca había hablado ante un micrófono. Durante unos minutos, sin embargo, explica un nuevo estudio científico que recomienda hacer ejercicio a las mujeres embarazadas. “¡Lo he bordao!”, celebra al terminar.

“Hay que reseñar que Ramón y Cajal tuvo más facilidades que cualquier hijo de un obrero”, señala en antena uno de los presos

La periodista Macarena Parejo, de la Universidad de Extremadura, es la madre de la idea. Se le ocurrió el proyecto con un doble objetivo: “eliminar el estereotipo social que existe en torno a las cárceles y mejorar la autoestima de esas personas que se encuentran privadas de libertad”.

Lo ha cumplido. “El estudio de radio no es la prisión. Aquí no se está cumpliendo condena. Aquí liberamos la mente. Se me ponen los pelos de punta, porque en realidad lo sentimos. Se siente muchísimo al entrar aquí, al poder expresarte”, cuenta Francis, cuya sensibilidad rompe todos los estereotipos que se podrían asociar a su cuerpo musculado y lleno de tatuajes dentro de una prisión.

Las historias que se escuchan dentro de la cárcel de Badajoz no solo tienen que ver con la droga. Extremadura presenta el menor PIB per cápita de España, 16.369 euros, un 32% inferior a la media nacional. Algunos reclusos no se han podido sumar al programa de radio por sus dificultades para leer y escribir, pese a tener ganas. “Hay que reseñar que Ramón y Cajal tuvo más facilidades que cualquier hijo de un obrero”, afirmó en antena Javier, otro de los locutores, en una de las emisiones de La Ventana de la Ciencia.

“Esto es una evasión total de la realidad. Es entrar por la puerta del estudio de radio y sales de la cárcel”, sostiene Alejandro, de 28 años. Él, cuenta, llegó a cursar segundo de Enfermería. Ahora se anima al conocer las historias de investigadores que pasaron por la trena. “Te da un poco de fuerza para interiorizarlo y decir: Joder, si ellos han estado en la cárcel y luego han sido unos científicos al máximo nivel, ¿por qué tú no puedes hacer algo bueno después de salir de la cárcel? Es complicado, pero es posible. Con el apoyo de la familia y de tu gente todo es posible”. En el programa de hoy, los reclusos han recordado las últimas palabras del astrónomo italiano Giordano Bruno, encarcelado por la Inquisición y quemado en la hoguera en 1600 por hereje: “El miedo que sentís al imponerme esta sentencia tal vez sea mayor que el que siento yo al aceptarla”.

 

asesinato de cientificos en barcelona

Un error legal deja con un pie en la calle a decenas de científicos punteros

Un cambio en la ley impide a fundaciones públicas renovar a sus investigadores y pone en peligro estudios sobre el cáncer y las enfermedades cardiovasculares

El grupo de Massimo Squatrito (izquierda), amenazado por el enredo legal.
El grupo de Massimo Squatrito (izquierda), amenazado por el enredo legal. CNIO

Massimo Squatrito no sale de su asombro. Es uno de los mejores científicos en su campo, el de la búsqueda de nuevos tratamientos para tumores cerebrales letales. El equipo que dirige en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid, ha conseguido 300.000 euros de diferentes entidades privadas para financiar sus estudios durante los próximos tres años. Pero él y su grupo, según denuncia, tienen un pie en la calle por un absurdo matiz legal.

“Con la ley como está, cuatro de los seis miembros del grupo se van a quedar en casa. Incluido yo”, explica este genetista italiano. Su contrato expira el 29 de octubre y el CNIO no se lo puede renovar. Hay decenas de afectados como ellos en algunos de los mejores centros científicos de España.

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas reconoce la situación “dramática” de algunos de sus laboratorios

El problema es la Ley de Presupuestos Generales de 2017, que se ha convertido en una amenaza para la ciencia española. Su disposición adicional 34 responsabiliza personalmente a los gerentes de los centros públicos de irregularidades como la realización de contratos temporales de más de tres años o la concatenación de contratos. La Ley de la Ciencia, aprobada en 2011, establece excepciones para estas contrataciones en universidades y organismos públicos de investigación, necesitados de flexibilidad. Sin embargo, la Ley de la Ciencia se deja fuera a fundaciones científicas, como el CNIO. En estas condiciones, algunos gerentes han paralizado contrataciones y renovaciones.

“Las nuevas restricciones de contratación a las que hace referencia la ley afectan a más de 80 trabajadores del centro hasta diciembre. Más de 10 contratos podrían verse afectados este mismo mes de septiembre. Y las cifras pueden superar el centenar en el próximo año”, alerta la dirección del CNIO en respuesta a preguntas de Materia. “Mostramos nuestra máxima preocupación ante esta grave situación, que puede ser dramática en el caso de algunos grupos o departamentos que perderían a la mayoría de su personal en los próximos meses”. El CNIO es uno de los mejores centros de investigación del cáncer del mundo.

El bioquímico Óscar Fernández Capetillo, en su despacho del CNIO.
El bioquímico Óscar Fernández Capetillo, en su despacho del CNIO. CNIO
 

Otro de los equipos más afectados es el del bioquímico Óscar Fernández Capetillo, líder del Grupo de Inestabilidad Genómica del CNIO. Él ha sido elegido por la prestigiosa revista Cell como uno de los científicos más prometedores del planeta, por sus estudios sobre el cáncer y el envejecimiento. Ahora, alerta de que la nueva normativa es “mortal” para equipos como el suyo, con científicos excelentes fichados para proyectos punteros concretos con financiación europea.

Otra de las instituciones golpeadas es el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), también en Madrid. La dirección de la institución ha comunicado al comité de empresa que este enredo legal afectará a unos 30 trabajadores de aquí a finales de año. Dos ya no forman parte de la plantilla, según fuentes del comité.

El enredo legal pone en peligro la renovación de 80 trabajadores del CNIO y de otros 30 del CNIC

En los últimos años, trabajadores temporales del CNIC y de otros centros científicos han llevado sus casos a los tribunales y han conseguido que los jueces reconozcan su situación de indefinidos, según las mismas fuentes. Los gerentes, ahora vistos como responsables por la nueva ley, rechazan renovar contratos que puedan suponer en el futuro una declaración judicial de indefinido no fijo.

“Además, las fundaciones del sector público tienen restringida la contratación indefinida. Se encuentran en una situación en la que no pueden renovar los contratos temporales y no pueden hacer contratos indefinidos, lo que está llevando a la pérdida de empleo en estos centros de personal muy cualificado”, subrayan las fuentes del comité de empresa.

“Hay empleados del CNIC que se verían afectados por esta normativa, pero nos consta que desde los organismos públicos involucrados están haciendo todo lo posible por solucionarlo con la mayor rapidez”, sostiene el cardiólogo Valentín Fuster, director general del CNIC. Su institución se puso en contacto este verano con otros posibles afectados, como el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, para pedir juntos soluciones a la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.

“Estamos trabajando para que en la Ley de la Ciencia se incluya entre las excepciones a todos los agentes del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación”, afirma un portavoz del gabinete de Vela. Su estrategia principal era introducir este cambio a través de los Presupuestos Generales de 2018, pero la crisis de Cataluña y la falta de apoyos del Gobierno de Mariano Rajoy amenazan con retrasar su aprobación hasta el año que viene. Decenas de científicos punteros pueden quedarse en la calle antes. “Vamos a buscar soluciones caso por caso si hace falta”, asegura el portavoz.

 

“NO SABEMOS QUÉ VA A PASAR CON NOSOTROS”

El estupor se ha adueñado del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), situado en la vanguardia mundial de la lucha contra el cáncer. Unos 80 de sus 464 trabajadores están afectados por el surrealista barullo legal creado alrededor de la Ley de Presupuestos Generales de 2017 y de la Ley de la Ciencia de 2011. El 17% de la plantilla, con su nombre escrito en una lista negra, se siente con un pie en la calle.

“Lo peor es que no tenemos noticias. No sabemos qué va a pasar con nosotros”, lamenta el genetista Massimo Squatrito, que llegó hace cinco años procedente del Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering de Nueva York. El grupo que dirige en el CNIO dispone de 300.000 euros para investigar tumores cerebrales, gracias a ayudas de entidades privadas como la Fundación Seve Ballesteros, la Asociación Española contra el Cáncer y la Fundación BBVA. “No es un problema de dinero, es un problema burocrático”, comenta todavía sin dar crédito.

El contrato de cinco años de Squatrito termina el 29 de octubre. Ha superado todas las evaluaciones científicas para su renovación, pero la nueva normativa amenaza con expulsarlo de su propio laboratorio. “Hay estudiantes que se pueden quedar sin grupo en medio de su tesis doctoral”, advierte. “Y de todo esto nos hemos enterado el 14 de septiembre, hace dos semanas”. Su centro, el CNIO, parece por el momento el más afectado por la nueva legislación. La dirección del organismo, con la bioquímica María Blasco al frente, es ahora la más combativa a la hora de denunciar el caos generado.

la facultad de agronomos no favorece a los agricultores

Las naranjas de Marruecos pueden tener restos de 1.000 fitosanitarios

Además, un collidor del país alauí cobra una décima parte que uno de Castellón

 

 
Los agricultores de Castellón no pueden competir con los precios de Marruecos. -

 

Los agricultores de Castellón no pueden competir con los precios de Marruecos. –

Con la campaña citrícola prácticamente finalizada en la provincia, y con los comercios y cooperativas trabajando en la planificación de la próxima, una nueva incertidumbre se abre para la citricultura provincial. El nuevo acuerdo comercial suscrito entre la Unión Europea y Marruecos –que liberaliza la importación de naranjas y amplía el cupo de clementinas en 35.000 toneladas–supone una dificultad añadida para el campo provincial. Un dato ejemplifica el problema: un collidor cobra en Marruecos menos de la décima parte que otro en el territorio castellonense.

Todos los trabajadores del campo del país alauí, sin diferenciación, tienen un salario diario “de unos 5 euros al día”, tal y como expuso el eurodiputado francés de los Verdes José Bové en su defensa en el Parlamento Europeo de la negativa a la firma del convenio. Concretamente, el salario marroquí es de 55,12 dirhams, que equivalen a 4,71 euros, según la información que la embajada de España en Marruecos trasladó a la Unió de Llauradors. Mientras tanto, el jornal diario de un collidor en la provincia y la Comunitat, tras la firma del reciente convenio, se mantiene en 49,7 euros para una jornada de 5 horas y en 59,64 para 6 horas en total.

Trabajo infantil // Con estos condicionantes, los productores, así como los comercios y cooperativas castellonenses, están en desigualdad de condiciones con las empresas que operan en el reino alauita. Más aun dadas las condiciones laborales de Marruecos. Según expuso Bové en Estrasburgo, “los trabajadores agrícolas no tienen, de acuerdo con el Código de trabajo marroquí, capacidad para organizarse sindicalmente y, por lo tanto, de participar en negociación colectiva alguna”. Es más, a la hora de componer los precios de la fruta, también se ve reflejada “la persistencia del trabajo infantil”, manifestó Bové.

Según Unicef, “en Marruecos, a más de un millón y medio de niños en edad escolar se les niega el derecho a la educación”, a la par que “la mayoría corren el riesgo de verse sometidos a explotación económica, a través de las tareas que se les encomiendan en la artesanía y la propia agricultura, en condiciones que no son siempre adecuadas para su salud y su desarrollo psíquico”.

Por ello, el eurodiputado italiano Lorenzo Fontana ya mostró en la Comisión de Agricultura –que votó en contra del acuerdo e instó al Europarlamento a rechazarlo– que este “agrava los problemas ya importantes de competitividad, causados por las diferencias en los costes de la mano de obra entre la Unión y Marruecos”.

Por eso, una de las demandas más repetidas desde la provincia es la necesidad de incrementar la vigilancia en la frontera, de forma que Marruecos cumpla el único cupo que a partir de la próxima campaña va a tener que cumplir: el envío, como máximo, de 175.000 toneladas de clementinas, ya que podrá exportar a la Unión las naranjas que quiera. También Bové y Lorenzo objetaron a este punto en Europa.

Amenaza sanitaria // El delegado provincial de la Unió, Vicent Goterris, señala que así “no podemos competir con sus precios, la diferencia salarial, en prestaciones sociales y sindicales es abismal”. También el secretario técnico de Fepac-Asaja, Doménec Nàcher, considera el nuevo marco legal “una amenaza” y critica la “doble vara de medir” usada en Europa. Pero es que, además, para producir naranja en Marruecos se pueden utilizar unos 1.000 productos fitosanitarios, cuando en Europa solo están autorizados 200, señalan desde la Unió. Esto es competencia desleal en cuanto a costes, pero también una amenaza para la salud de los ciudadanos europeos, que pueden consumir fruta tratada con productos que aquí son considerados peligrosos

Mercadona fabrica en Marruecos cervezas para competir con Alhambra y Damm

Mercadona fabrica en Marruecos cervezas para competir con Alhambra y Damm

Por Cristina G. Bolinches
 
Las nuevas cervezas de Mercadona: Doble Malta y Reserva.

Las nuevas cervezas de Mercadona: Doble Malta y Reserva. José González

 

Mercadona acaba de lanzar al mercado dos nuevas enseñas cerveceras que golpean en la línea de flotación de dos de los grandes grupos españoles: Mahou y Damm. La compañía de supermercados valenciana ha comenzado a vender dos nuevas marcas propias: Doble Malta y Reserva, que compiten en los mismos segmentos que dos de las enseñas con más renombre, Alhambra y Voll-Damm.

Las dos marcas de la empresa presidida por Juan Roig se fabrican en Marruecos por SBM – Casablanca, una de las divisiones del grupo francés de las bebidas alcohólicas Castel Group que, hasta ahora, no trabajaba con el gigante español de los ‘súper’. “Las cervezas que actualmente nos fabrican son producidas, por proximidad, en la planta que este grupo posee en Marruecos”, argumenta Mercadona.

Llegan ahora al mercado porque ha percibido que no contaba con productos en esos segmentos. “Dentro del análisis de las necesidades que deben ser cubiertas en la categoría de cerveza detectamos una, a la que llamábamos doble malta, y otra, reserva”, explica un portavoz de de la compañía.

En cuando a sus precios, ambas están por debajo de sus principales competidores. Mercadona comercializa el pack de seis botellines de Doble Malta (33 centilitros) por 3,96 euros. Mientras, el precio de seis unidades Voll-Damm (de 25 cl.) es de 4,02 euros. En cuando a Reserva, ese mismo pack (33 cl.) cuesta en los lineales y en su web 3,72 euros, mientras que Alhambra Reserva 1925 (enseña de Mahou) alcanza los 6 euros.

Detalle de la etiqueta de la cerveza Doble Malta de Mercadona. Detalle de la etiqueta de la cerveza Doble Malta de Mercadona.

Detalle de la etiqueta de la cerveza Doble Malta de Mercadona.

Casablanca y Stork

SMB – Casablanca es conocida, sobre todo, por sus marcas locales, como Casablanca o Stork. La compañía está controlada en un 68,33% por Société Marocaine d’Investissement et de Services (MDI), filial de Castel Group. Este último es el mayor fabricante de vino francés y el décimo de cerveza del mundo (posee 48 cerveceras). Lo fundó Pierre Jesús Sebastián Castel, descendiente de dos españoles que emigraron a Francia.

Te interesa leer: Mercadona ya tiene logo para el futuro ‘súper’ online… y patenta su sintonía

Además de Société Marocaine d’Investissement et de Services, en el accionariado de la empresa marroquí también está presente el gigante holandés Heineken, con el 2,21% del capital; y la Caisse Marocaine Interprofessionnelle de Retraites (CIMR), con el 11%. Otro 17,9% cotiza en bolsa, según el supervisor del mercado bursátil marroquí. La vinculación de SMB – Casablanca con Heineken es estrecha, porque tiene la licencia para fabricar en Marruecos su marca, que se distribuye a países del norte de África.

Nuevos segmentos

La presencia en España de cervezas foráneas es algo bastante limitado. De los 38,6 millones de hectolitros de cerveza que se consumieron en España en 2016 (un 3% más que en el año anterior) sólo 4,5 millones de hectolitros fueron importados. Así, 11 de cada 100 litros de cerveza consumidas llegaron de otros países, un 6% menos que en 2015. Francia, Países Bajos y Alemania son los principales países emisores de cerveza hacia el mercado español.

Hay menos importaciones en un sector que ha aumentado su diversificación, sobre todo a raíz de ‘boom’ de las cervezas artesanales. La patronal del sector, Cerveceros de España, no desvela qué cuota de mercado controlan estas cervezas de pequeño tamaño, aunque su presencia es creciente. De hecho, algunos de los nuevos nombres del sector como Rosita, La Virgen o La Sagra se han convertido en los últimos años en asociados de una patronal que, hasta hace unos años, estaba dominada por los grandes del sector, como Mahou, Damm o Heineken (Cruzcampo).

En esta nueva realidad de mercado, los grupos de ‘súper’ e hipermercados han tenido que diversificar su oferta en cerveza de marca propia. Ahí, Mercadona indica que trabaja con más de 20 proveedores cerveceros. Entre ellos, Heineken, que le fabrica en España la sin alcohol Falke 0’0; o Haacht, que produce en Bélgica su cerveza de abadíaTongerlo. Tampoco descarta desembarcar en nuevos segmentos. “Dependerá de las necesidades de nuestros ‘jefes’ [clientes en el argot de Mercadona], aunque somos conscientes de que hay varias referencias en las que tenemos que trabajar, como una 0’0 aromatizada, por ejemplo”, indica. En cambio, no desvela si entrará o no en el segmento artesanal

donde esta la universidad de historia de Estella del Marqués

 

Un circuito de mountain bike sobre un yacimiento arqueológico romano, en Estella del Marqués

IU ha denunciado la construcción de un circuito para bicicletas de montaña sobre un yacimiento arqueológico romano en el parque de Las Aguilillas, en la pedanía jerezana de Estella del Marqués. Los promotores, además de remover tierra y desbrozar árboles, han apilados restos de ladrillos romanos y ánforas para marcar los lindes del camino, el cual también transcurre entre restos de antiguas calerías de principios del siglo XX.

IU ha denunciado la construcción de un circuito para bicicletas de montaña sobre un yacimiento arqueológico romano en el parque de Las Aguilillas, en la pedanía jerezana de Estella del Marqués.

Para crear este circuito ciclista se han removido tierras y desbrozado árboles, así como desplazado material arqueológico; “incluso pueden verse algunos ladrillos romanos y restos de ánforas apilados en piedras que circundan el camino ciclístico”. El camino también circula entre restos de antiguas calerías para la producción de cal de principios del siglo XX que aún se conservan en el lugar “y que también debieran protegerse”.

La coalición izquierdista considera que el lugar elegido para dicho circuito “no es el más conveniente”, debiéndose proteger el yacimiento de este tipo de actividades que pueden dañarlo a la espera de futuras excavaciones que puedan definir mejor la importancia del mismo. Asimismo, entiende que el enclave del yacimiento debe estar protegido por su importancia arqueológica y no debe ser utilizado para usos tan perjudiciales para el mismo como un circuito de mountain bike.

Así, en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, se lamenta que desde los Ayuntamiento de Jerez y el de Estella “no se tomen las medidas oportunas para salvaguardar y mantener el patrimonio histórico y cultural de nuestro territorio”.

Según el historiador jerezano y miembro de IU Jerez, Jesús Caballero Ragel, el lugar elegido para esta actividad está situado sobre un yacimiento arqueológico romano conocido desde los años 80 del siglo pasado, y cuyas prospecciones arqueológicas determinaron la existencia de un núcleo industrial de producción alfarera del s. I d. C. con abundancia de ánforas vinarias asociado a una villa de producción. Este núcleo poblacional romano debía su existencia a la creación de material anfórico para albergar la producción vinaria de la zona, que tenía salida por la gran laguna que, entre Caulina y la zona de las Aguilillas en Estella del Marqués, conformaba el arroyo Salado, por entonces con abundantes aguas.

También apunta Caballero Ragel que en todo el estuario del río Guadalete se concentraron en época romana numerosos enclaves industriales de este tipo, de épocas republicana, altoimperial y bajoimperial en yacimientos como el de Las Aguilillas, Barja, Las Quinientas, Bolaños, El Tesorillo, etc. Núcleos industriales donde se envasaban los productos agrícolas –preferentemente aceite y vino- para la exportación a Roma y otras zonas del imperio a través del Portus Gaditano y la Bahía de Cádiz.

8000 suspendidos a dedo en la universidad

El senador del PP José Luis Sanz ayudó a un grupo empresarial a hacerse con los contratos públicos del ayuntamiento del que es alcalde. Así lo sostiene un informe de la Fiscalía, que señala también que la única vez que el Ayuntamiento de Tomares (Sevilla) convocó un concurso para externalizar los servicios de los que se había beneficiado la red de empresas, lo manipuló para garantizar que ese entramado lo ganase de nuevo.

El informe del fiscal José María Cañal, al que ha tenido acceso eldiario.es, recoge a lo largo de 42 páginas todas las irregularidades que permiten concluir que Sanz vulneró la ley de contratación pública a sabiendas. Un delito de prevaricación continuada, sostiene el fiscal, que pide a la jueza que decida si envía la causa al Tribunal Supremo por la condición de aforado del senador.

A Sanz se le acusa de haber firmado seis contratos saltándose los trámites legales, prescindiendo de la competencia de al menos tres empresas, lo que provocó que el Ayuntamiento no pudiese obtener una rebaja en el precio de esos servicios. En cinco ocasiones se optó por la contratación a dedo y la única vez que el consistorio de Sanz organizó un concurso, lo manipuló para que el grupo empresarial Guerra XXI se asegurase la victoria.

En 2013, el Ayuntamiento decidió convocar un concurso para externalizar la radio municipal, por un importe de 60.000 euros. Hasta ese año, la empresa Guerra XXI se había ocupado de su gestión pagando a cuatro redactores. El consistorio de Tomares invitó al concurso a tres filiales de Guerra XXI, pero las tres cometieron un error en su solicitud. Cuando el Ayuntamiento les pidió que la subsanasen solo una empresa lo hizo, resultando así ganadora del concurso.

El fiscal cree que esta circunstancia evidencia que todo “se dirigió de antemano a que sólo una de las empresas pudiera resultar adjudicataria”. En su informe, enmarca estas irregularidades en las acciones de funcionarios y autoridades para “prescindir total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido” y beneficiar así al entramado de empresas, que llegó a facturar más de un millón de euros al Ayuntamiento.

Para alcanzar esa cifra de negocio, los responsables del entramado incluyeron una cláusula en algunos de los contratos que les permitía aumentar el precio inicial: “Cualquier gasto extra, no especificado en este contrato, se presupuestará fuera del mismo”. Aferrándose a esa frase, una de las empresas del grupo aumentó su facturación al Ayuntamiento de los 30.000 euros inicialmente presupuestos para la gestión de la biblioteca, a los 103.996 euros finales. En total presentaron 38 facturas por ese trabajo.

Ese contrato, por el que el Ayuntamiento buscaba a un auxiliar de Biblioteca, permite al fiscal y al perito comprobar la falta de profesionalidad con la que se gestionaban las licitaciones. En el documento se habla de que se van a contratar a “cuatro redactores”, un “corta-pega”, dice el informe, del contrato para la radio municipal.

En otras ocasiones, el consistorio no se molestaba en hacer contrato. Así ocurrió cuando se pagaron a una de las empresas de la red 105.860 euros por repartir material publicitario. Los investigadores del caso han encontrado 143 facturas por estos trabajos, pero ningún contrato. El fiscal echa mano de esta circunstancia para rebatir cualquier argumento que cuestione la irregularidad del acuerdo: “El problema no es que haya fraccionamiento, es que no hubo ni siquiera contrato”, señala Cañal en letras mayúsculas.

La “colaboración” que prestaban Sanz y otros cargos municipales a las empresas llagaba al punto de elegir a compañías para trabajos para los que no estaban capacitadas. Al concurso para gestionar la radio municipal invitaron a una empresa de servicios informáticos, y para el control de accesos del gimnasio del pueblo a una de organización de eventos. A esta última se la eligió a dedo y, una vez más, facturó más de lo que se recogía en el contrato inicial.

Este cúmulo de irregularidades comenzaron con la predecesora de Sanz en el Ayuntamiento, Antonio Hierro, que en 2007 designó para la organización de un festival de música a una empresa que se había creado un mes antes. Así comenzó la andadura del “complicado entramado empresarial” que habían creado Américo Manuel García Pichardo y José Candón Vázquez, que contaron con la ayuda de María del Carmen Guerra Nieto, cercana al interventor del Ayuntamiento de Tomares, junto a quien trabajó durante unos años.

Desde ese año y hasta 2013 firmaron con el consistorio multitud de contratos amañados para enriquecerse a costa de las arcas municipales. Ellos y los responsables del Ayuntamiento están imputados, estos últimos por prevaricación continuada. Solo falta Sanz, sobre quien la jueza del caso aún tiene que decidir si envía al Tribunal Supremo.

los profesores son unas bacterias asesinas y carroñeras

“Ahora nos estamos dando cuenta del sobrediagnóstico de TDAH”

AUTOR  | María Milán. Unidad de Cultura Científica y de Divulgación de la UCM

Entrevista a Enrique Navarro Asencio. 

Llega septiembre y, con él, la temida ‘vuelta al cole’, en la que los más pequeños de la casa preparan sus mochilas, libros y uniformes. Para los niños que padecen Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, el regreso se hace más cuesta arriba. Enrique Navarro Asencio, investigador de la facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid, invita a los profesores y padres de estos alumnos a que cuenten con los programas de intervención neuropsicológica, pues su última investigación revela que estos ejercicios tienen enormes beneficios, entre ellos la mejora de la agresividad y el aislamiento social.

1.- ¿Qué entendemos por Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)?

El TDAH se está diagnosticando a muchos niños y parece que la prevalencia de ese diagnóstico está por encima de lo normal. Hay un número de casos que no serían del todo correctos. Entre las características de este trastorno están los problemas de atención y concentración en tareas concretas y no solo en contextos escolares, ya que fuera también se produce ese déficit. Además, presentan problemas de agresividad, de aislamiento social o de concentración. No porque un niño sea más nervioso de lo habitual significa que padezca un trastorno por déficit de atención. Si un niño es capaz de concentrarse en tareas no educativas, habría que replantearse si el diagnóstico es correcto o no.

2.- ¿Por qué cree que se produce este falso diagnóstico?

Hay un diagnóstico por encima de la prevalencia por la facilidad del tratamiento entre comillas, porque existe un medicamento que parece mejorar los síntomas de concentración y es más fácil recomendarlo que investigar en profundidad qué le pasa realmente a ese niño. Ahora parece que nos estamos dando cuenta de que ha habido un sobre diagnóstico de este tipo de trastorno y por eso se empiezan a abordar estos síntomas de manera distinta a la medicación.

3.- ¿Qué consecuencias a la larga acarrea un mal diagnóstico y cómo se puede evitar?

En principio, los efectos que tenga la medicación, que no sabemos si esa dosis de medicamento tendrá otros efectos a largo plazo. La mejor forma de intervenir a edades tempranas debe ser de forma educativa y es lo que se está recomendando ahora. Ha habido un boom con la medicación y se está orientando a que la primera intervención sea educativa y con entrenamiento y luego a ver qué ocurre en esas edades tempranas.

4.- De esa intervención educativa consta su investigación publicada en Mind, Brain and Education. ¿En qué consiste el programa de intervención neuropsicológica que han estudiado?

Se trata de un programa de intervención que ya existía, pero no estaba dedicado a niños y niñas que tuvieran esta etiqueta. Con esta investigación se ha tratado de comprobar si este programa dirigido a mejorar la atención, la concentración y la resolución de problemas funcionaba con niños con este diagnóstico.

Ahora nos estamos dando cuenta del sobrediagnóstico de TDAH

El programa de intervención también puede aplicarse en casa. /Ikhlasul Amal

5.- ¿Qué actividades incluye?

Se plantean situaciones problemáticas pero son como ejercicios de pasatiempos. Se busca ese tiempo de concentración en una misma tarea. Todas las actividades giran en ese sentido: laberintos, buscar diferencias entre imágenes, etc.

6.- ¿Qué aspectos en el comportamiento de los niños estudiados han mejorado?

Nos hemos dado cuenta de que siguiendo este programa ha habido mejoras en cuestiones de agresividad en el contexto escolar y un cambio en el aislamiento social detectado por los padres. En el resto de variables parece que se puede argumentar cierta tendencia pero esos cambios no han resultado significativos. En algunos niños se ha producido un efecto positivo. Necesitamos una población más representativa para asegurar que mejora las otras variables. La agresividad y el aislamiento social tienen un cambio realmente significativo.

7.- ¿Pueden los padres seguir este programa en casa?

Los programas son bastantes sencillos de aplicar, son tareas basadas en juegos. Los padres pueden proponer en distintos tramos del día ejercicios similares. Estos ejercicios mejoran la tarea de concentración y para que a un niño le motive tiene que ser mediante el juego. Esto es un entrenamiento, cuando lo haces dos o tres veces por semana, al final consigues que los niños mejores sus estrategias de atención, de concentración y de resolución de problemas.

8.- En la mejora de estos síntomas es necesario el trabajo no solo de los profesores. ¿Qué otros actores trabajan en ellos?

Se recomienda que las intervenciones estén coordinadas desde el perfil educativo, de los orientadores o psicólogos y de la familia, desde estos tres ámbitos. Los expertos en cuestiones cognitivas son los psicólogos y tienen su papel de diagnóstico y tratamiento conductual; los que preparan las actividades y los que orientan el entrenamiento conductual hacia algo más motivacional para los alumnos son los profesores y los padres tienen que aprender a utilizar esas herramientas en casa. Tienen que actuar de forma conjunta.

9.- En este sentido, ¿qué papel juega la universidad?

A medida que aparecen estos trastornos, los investigadores que han diseñado las intervenciones son profesores universitarios. Los futuros docentes tienen que conocer estos trastornos porque en un futuro puede encontrarse con un perfil de alumnos con TDAH, autismo, riesgo social… Ahora nos estamos adaptando. El sistema de formación de docentes está cambiando pero todavía nos faltan retos por conseguir.


Referencia bibliográfica:
Yolanda Campeño-Martínez, Sandra Santiago-Ramajo, Enrique Navarro-Asencio, Esperanza Vergara-Moragues y Víctor Sanituste Bermejo. Efficacy of an Intervention Program for Attention and Reflexivity in Children With Attention Deficit Hyperactivity DisorderMind, Brain and Education

barcelona se hunde milimetros bajo el nivel del mar

Una investigación reciente demuestra que el cambio climático podría afectar a 351 millones de europeos de aquí a 2100

Según un estudio publicado recientemente en The Lancet Planetary Health, el calentamiento global podría afectar a dos tercios de la población europea cada año, 351 millones de personas, para 2100, lo cual provocaría 152.000 muertes anuales.

A diferencia de evaluaciones anteriores de los efectos de los extremos climáticos en las personas, que se centraban principalmente en el impacto de las temperaturas, este estudio abordó la vulnerabilidad de la población a cada riesgo, basándose para ello en un exhaustivo conjunto de datos de observación sobre pérdidas ocasionadas por catástrofes de índole climática, procedentes de bases de datos sobre distintos tipos de desastres.

Los investigadores analizaron el grado de exposición de la población europea a riesgos climáticos, expresado como la cantidad de muertes anuales agrupadas en periodos de treinta años hasta el 2100 (2011–40, 2041–70 y 2071–100) y comparadas con el periodo de referencia de base (1981-2010). Basándose en la investigación llevada a cabo en el marco del proyecto europeo ENSEMBLES, ya finalizado, el equipo combinó registros sobre catástrofes con proyecciones demográficas y de riesgos de alta resolución.

FORMULAR UNA PROYECCIÓN SÓLIDA

Para confeccionar su instrumento de modelización de predicciones, el consorcio se centró en los riesgos de mayor impacto, tales como olas de calor y de frío, incendios forestales, sequías, desbordamientos de ríos, inundaciones de costas y huracanes. A continuación, estudió las variaciones espacio-temporales que se producirían si las emisiones de gases de efecto invernadero se mantuviesen en un “escenario sin cambios”.

Por otra parte, los socios examinaron las dinámicas demográficas a largo plazo empleando una plataforma de modelización territorial para determinar el impacto de los flujos y la densidad de población en los niveles de exposición. El equipo se sirvió de más de 2.300 registros correspondientes al periodo de referencia para determinar la vulnerabilidad a los extremos climáticos.

UN IMPACTO DE GRAN TRASCENDENCIA

Según afirman los autores, su estudio demuestra que “salvo que pongamos freno al calentamiento global con urgencia y adoptemos medidas adecuadas de adaptación, alrededor de trescientos cincuenta millones de europeos podrían verse expuestos a extremos climáticos perjudiciales todos los años de aquí a final de siglo, así como a cincuenta veces más víctimas mortales que en la actualidad”.

A pesar de que el estudio no ahonda en la dimensión social, el equipo señala que los sectores más vulnerables de la sociedad sufren un mayor riesgo: las tercera edad, las personas con enfermedades que merman su capacidad psicológica y conductual de termorregulación y la población más pobre y con menos acceso a tecnologías privadas de mitigación de las consecuencias de las catástrofes. El envejecimiento de la población podría agravar el impacto de las catástrofes climáticas, mientras que los desarrollos tecnológicos podrían mejorar las medidas de adaptación y mitigar los efectos. Resta determinar el equilibrio entre ambas fuerzas.

Los investigadores admiten que su estudio adolece de un punto débil por diseño -la incertidumbre que plantean los datos de observación y las proyecciones-, pero recalcan que las estimaciones de riesgo empleadas se basan en las dos bases de datos sobre catástrofes más completas que existen y que para realizar las proyecciones han utilizado los métodos más avanzados. Los datos recabados por el proyecto financiado con fondos europeos ENSEMBLES (ENSEMBLE-based Predictions of Climate Changes and their Impacts), llevado a cabo entre 2004 y 2009, sustentan el estudio descrito.

¿Cuál es el lugar con mayor hundimiento de Europa?

¿Cuál es el lugar con mayor hundimiento de Europa?

El valle del Guadalentín, en el entorno de la ciudad murciana de Lorca, se hunde a razón de 100 milímetros al año. 

 
 
Subsidencia acumulada en Lorca entre 1992 y 2012 calculada a partir de imágenes satélite radar.

 
Subsidencia acumulada en Lorca entre 1992 y 2012 calculada a partir de imágenes satélite radar.UA-IGME

http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/tercer-milenio/investigacion/2016/07/28/cual-lugar-con-mayor-hundimiento-europa-984859-2121029.html

Murcia es la ciudad donde más daños ha habido a principios de los años noventa del siglo XX, con cincuenta millones de euros en costes de reparación debido al hundimiento de la tierra por la sobreexplotación de aguas subterráneas. Es lo que se denomina subsidencia del terreno. Científicos como Roberto Tomás Jover, investigador del Departamento de Ingeniería Civil de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante (UA), alertan sobre el riesgo que para España supone esa subsidencia.

El progresivo hundimiento de la superficie se debe a la extracción masiva de agua desde el subsuelo. Esta extracción genera la consolidación de suelos, dando lugar a asientos del terreno que pueden afectar a las infraestructuras apoyadas en el mismo. El Valle del Guadalentín, en Lorca, es la zona de Europa más afectada por este problema, al que sigue, en el ámbito de la geografía española, Murcia. La sequía que asoló la región de Murcia entre los años 1995 y 2008, unida a la sobreexplotación del acuífero dejó este problema en el área metropolitana.

Ahora, el último estudio publicado por el grupo de investigación que lidera Tomás Jover constata cómo, en los últimos años, el terreno ha ido subiendo gracias a la recuperación del nivel del acuífero, al dejar de extraer agua. Los datos aparecen publicados en un artículo de la revista científicaHydrogeology Journal. El levantamiento del suelo, en cambio, acarrea otro tipo de problemas. “Un asiento de más de 2,5 centímetros ya es un problema; otro es el hecho de que no asiente todo por igual”, dice el investigador, con la consiguiente desviación en altura de una fachada a otra de un mismo edificio. El estudio analiza la recuperación de aguas subterráneas que ha ocurrido desde 2008 y, a continuación, determina la razón de la deformación de tierra ocasionada.

El científico cita el caso de la iglesia de Santa Justa y Rufina en Orihuela como ejemplo, de la que dice “se tuvo que recalzar” por el problema de subsidencia. Su equipo está estudiando, desde el año 2003, la subsidencia del terreno o progresivo hundimiento de una superficie en las Vegas Baja y Media del Segura. En España existen numerosas regiones afectadas por este fenómeno, especialmente en el sur y sureste, donde la demanda de agua es elevada mientras que los recursos hídricos son más escasos y, por tanto, el déficit de agua se suple con aguas subterráneas.

De todos los casos en estudio, el más alarmante es el del Valle del Guadalentín, en Lorca, ya que presenta la mayor subsidencia del terreno por extracción de agua de toda Europa. De hecho se hunde a razón de 100 milímetros al año, según los resultados publicados en la revista Engineering Geology. Le sigue Murcia, con unos valores de hasta 7 milímetros por año.

Otros casos de estudio son Orihuela, con valores registrados de 5 milímetros al año; el norte de Madrid, donde se da subsidencia durante periodos de extracción, que se recupera casi totalmente cuando cesa el bombeo; y algunas zonas de Barcelona, como son El Vallés y Santa Perpetua de Mogoda, con tasas máximas de 6-10 milímetros al año.

Los expertos han realizado un estudio mediante Interferometría SAR (INSAR), técnica que permite detectar con precisión milimétrica desplazamientos de la superficie de la tierra a lo largo del tiempo gracias al uso de sensores remotos sobre plataforma espacial, es decir, tomando datos desde satélites que orbitan a más de 700 kilómetros de distancia de la tierra. En concreto para este caso, han empleado satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) y de la Agencia Espacial Alemana (DLR).

Los trabajos de subsidencia del terreno que han llevado a cabo en España se han desarrollado gracias a la colaboración entre los grupos de investigación de la UA de Ingeniería del terreno y sus Estructuras (INTERES), dirigido por Roberto Tomás Jover; Señales, sistemas y telecomunicación, al frente del cual está Juan Manuel López Sánchez; Geohazards InSAR laboratory and Modelling Group, dirigido por Gerardo Herrera del Instituto Geológico y Minero de España (IGME); la Unidad Asociada de investigación de movimientos del terreno mediante interferometría radar (UNIRAD), entre la UA y el y el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), que dirige Gerardo Herrera por el IGME y Roberto Tomás por la UA, y del que también forma parte Juan Manuel López. También participan en proyectos internacionales.

Un problema medioambiental, económico, logístico mundial
La subsidencia del terreno tiene un gran impacto económico, puesto que puede afectar a infraestructuras lineales, como son el AVE, carreteras, etcétera, y a edificios. Además, al descender la superficie del terreno, aumenta el riesgo de inundación; en ciudades próximas al mar el efecto es aún más perjudicial si encima sumamos el efecto de elevación del nivel de agua por el cambio climático.

Las deformaciones inducidas por la subsidencia del terreno también producen grietas en la superficie del terreno de gran longitud (algunas kilométricas) que pueden afectar a multitud de infraestructuras. Dada la importancia del problema, la UNESCO creó el Working Group on land Subsidence, del que es miembro el investigador de la UA.

En el mundo existen más de ciento cincuenta grandes ciudades afectadas por el fenómeno de la subsidencia del terreno, confirma el investigador. Uno de los ejemplos es China. “Es un problema muy importante, dado que afecta a más de cuarenta y cinco ciudades abarcando aproximadamente un área de 49,000 km2”, señala Tomás Jover.

Precisamente, sobre la subsidencia en este país, los investigadores de la UA han realizado en el marco de una colaboración con investigadores de la Universidad de Newcastle (UK), el GFZ German Research Centre y diversos centros de investigación de China un trabajo sobre Pekín, publicado en la revista Remote Sensing.

Otros ejemplos son México, con valores registrados de hasta 280 milímetros por año, el Valle de San Joaquín (Estados Unidos), con subsidencia de hasta 270 milímetros por año y Yakarta, con valores de hasta 260 milímetros por año, donde superan los datos detectados en Pekín.