en fallas ten cuidado con la cartera en las aglomeraciones y los carteristas

SEGURIDAD EN EVENTOS MASIVOS: Multitudes en riesgo, multitud de riesgos

25 – noviembre – 2013 | Servicios de Seguridad

Proteger y salvaguardar la vida e integridad de las personas y sus propiedades, responsabilidad típica de la seguridad, no es una tarea fácil e incluso puede parecer algo imposible de llevar a cabo, en especial cuando aquello que se pretende proteger no sólo no colabora para tal propósito, sino que de alguna manera se convierte en la fuente de sus propios riesgos. Este es precisamente el problema de la seguridad en eventos masivos

En términos generales un evento masivo contempla la permanencia de una multitud dentro un espacio confinado y por un tiempo limitado, con un propósito común que en ocasiones deriva en una alteración emocional, lo que a su vez propicia el abandono de los valores personales y la conciencia individual, por un comportamiento de alguna manera irracional. Estos eventos masivos comprenden una amplia gama de espectáculos desde deportivos, musicales, artísticos, hasta celebraciones particulares.

Por tal motivo los riesgos en un evento masivo no provienen únicamente de las deficiencias de las estructuras en donde se lleva a cabo para facilitar la permanencia o tráfico de las personas, sino también del comportamiento de la multitud presente, ya que, como lo establece el Modelo de Hienrich, sólo el factor humano es quien provoca los actos y condiciones de riesgos que derivan en accidentes y que a su vez generan las lesiones a las personas y los daños a las propiedades.

PROTECCIÓN A PERSONAS Y BIENES

En principio, las medidas y previsiones de seguridad en un evento masivo pretenden proteger a las personas presentes, así como preservar la integridad de las propiedades que son parte y/o se encuentran en el lugar del evento. Para tal propósito se deben contemplar e integrar dos ámbitos: los enfocados a “evitar riesgos” y que corresponden al campo de la seguridad física y protección civil y los orientados a “evitar daños” y que corresponden al campo de la seguridad funcional.

En este contexto, el aspecto de la seguridad física es al que tradicionalmente se la ha dado la mayor atención, pues se le ha atribuido ser, no sin razón, la causa única y directa de algunas tragedias como las siguientes:

  • El 5 de abril de 1902, en el Ibrox Park de Glasgow, Escocia, el hundimiento de una tribuna causa la muerte a 26 personas y deja 587 lesionados.
  • El 9 de Marzo de 1946, en el Urden Park de Bolton, Inglaterra, el sobrecupo ocasionó el hundimiento del estadio con un saldo de 33 muertos y 400 heridos.
  • El 2 de enero de 1971, nuevamente en el Ibrox Park en Glasgow, Escocia, otro hundimiento de una tribuna provoca la muerte a 66 personas y un poco menos de 200 heridos.
  • El 17 de febrero de 1971, en el Cairo, Egipto, el hundimiento de un muro provoca una estampida que causa 49 muertes y deja 47 lesionados.
  • El 11 de mayo de 1985, un incendio en el Estadio de Valley Parade, en Bradford, Inglaterra, provocó la muerte a 56 personas en lo que se conoce como “La Tragedia de Valley Parade”.
  • El 15 de mayo de 1989, en el Estadio de Hillsborough en Sheffield, Inglaterra, el sobreaforo y el pánico provocaron 96 muertes por aplastamiento.
  • El 5 de mayo de 1992, en el Stade Armand Césari, en Furiani, Francia, el hundimiento de una tribuna provoca 17 muertos y deja 2857 lesionados.

EL FACTOR HUMANO

Pero los aspectos estructurales no son el único factor de riesgos para un evento masivo; existen otros que contribuyen al mismo, en particular el comportamiento humano, muestra de lo cual son los siguientes incidentes:

  • El 2 de julio de 1994 al finalizar un partido entre en el estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, en Argentina, se produce el aplastamiento de personas contra la puerta 11, que estaba cerrada, con un saldo de 9 víctimas fatales.
  • El 24 de mayo de 1964, en el estadio Nacional de Lima, Perú, el árbitro anuló un tanto al equipo local lo que provocó la ira del público y se armó una batalla campal en la que murieron 318 personas, al tiempo que 500 quedaron heridas.
  • En 23 de junio de 1968, al finalizar un partido en el estadio Monumental de River en Buenos Aires, la gente no se dio cuenta que una puerta estaba cerrada lo que provocó que 74 personas murieran aplastadas y quedaran 150 lesionadas.
  • El 20 de octubre de 1982, en el estadio Loujniki en Moscú, Rusia, el pánico provocó una desbandada que dejó un número indeterminado de muertos, según cifras oficiales 61 personas muertas, pero una cifra revelada en 1989 habla de algo así como 340 muertos.
  • El 26 de mayo de 1985, durante la final del campeonato de primera división, una pelea a las afueras del estadio de CU en la Ciudad de México, que la policía quiso acabar mediante una cargada, provocó una e

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 6 7 ?