El escándalo del despilfarro militar que no te enseñan los profesores

El escándalo del despilfarro militar

La cifra del despilfarro militar, desde 2011 a 2016, asciende a más de 18.500 millones de euros. no es algo anecdótico, sino consustancial a la propia organización militar, acostumbrada a la opacidad, al autoritarismo y a la falta de todo tipo de controles y criterios de eficiencia o calidad.

Aumentar fuenteDisminuir fuenteSolamente texto El escándalo del despilfarro militar

Contando Estrelas (CC)

Dinero público dilapidado en comprar sables para las ceremonias de los oficiales del Ejército de Tierra; dinero de todos dilapidado para cuidar los campos de golf de la base militar de Torrejón de Ardoz, o de Cuatro Vientos o de San Gregorio; subvenciones a costa del erario para subvencionar vacaciones de los oficiales del Ejército en las playas más solicitadas; para emisión de recetarios en papel cuando se emiten a su vez en digital; para viajes a los santuarios de Lourdes o Fátima; para participar en campeonatos militares de índole deportiva o de destrezas militares; por errores en el diseño de armamentos que implican, como el submarino S-80, o los aviones A-400 por ejemplo, cientos de millones de euros de sobregasto; duplicidades de organismos que se solapan y sobregastan lo indecible; compras innecesarias para agotar el presupuesto, gastos puramente superfluos, junto otros al filo de la ley… El despilfarro en lo militar es algo de lo que los medios de comunicación nos dan constante noticia a lo largo del año y desde hace muchos años, pero que, sin embargo, a todos nos pasa inadvertido.

En el estudio “Despilfarro Militar” hemos intentado consignar y caracterizar este despilfarro y demostrar que no es algo anecdótico, sino consustancial a la propia organización militar, acostumbrada a la opacidad, al autoritarismo y a la falta de todo tipo de controles y criterios de eficiencia o calidad.

Porque detrás de la pila de “casos” particulares hemos encontrado que algunos de los ejemplos responden a despilfarros “corregibles”, que con medidas de control podrían desaparecer en un razonable plazo de tiempo, junto con otros que son “incorregibles” en el sentido que para su desaparición se necesitaría un cambio radical del modelo de defensa (por ejemplo, la dilapidación en programas de armamento, o la ratio actual de un mando por cada 1,8 soldados). Otros responden a la categoría de gastos puramente irracionales que se mantienen sencillamente por el peso de la tradición y porque nadie pone en cuestión la falta de lógica que conllevan, como es el caso de tener encomendada como misión a un general gobernar el cuidado de una instalación de una piscina, o el absurdo de exhibir tropa militar en procesiones militares y otros actos patrios, o los vuelos de exhibición de las patrullas Águila y Aspas. Podríamos categorizar otros ejemplos como puramente superfluos, o como producto de prebendas, o como indebido uso de ayudas y subvenciones sin sentido alguno, o como sobreprecios consentidos con ligereza…

Con todo, hemos buscado categorizar el cuantioso despilfarro militar (18.500.84 millones de € desde 2011 hasta la fecha), y detectado la existencia de al menos tres tipos de despilfarro en lo militar, que hemos caracterizado como

Despilfarro puntual, para referirnos a aquel que podría ser más circunstancial y anecdótico y no se produce de forma constante, entre el que encontramos los viajes del anterior o actual rey en aviones miliatres, tanques y otros instrumentos militares; el uso de aviones militares para que el anterior o actual Presidente de Gobierno pudieran acudir a mítines o actos de sus partidos, montar un belén en un cuartel, o para decorar una rotonda con un avión militar, o para adquirir banderas, gabardinas u otros similares.

Despilfarro habitual, que consiste en aquel que se produce de forma constante y repetitiva, como son los desfiles militares, los gastos de exhibiciones de las patrullas Águila, ASPA o PAPEA, los gastos faraónicos para infraestructuras de Defensa que luego no tienen uso alguno, las fincas agrícolas que mantiene el Ministerio de Defensa para solaz de los caballos, los gastos de propaganda, o los destinados a campos de golf y mantenimiento de jardines, coste de uniformes, instrumentos y otros de la Guardia Real, los múltiples campeonatos militares de esquí, deportivos, olimpiadas militares, producción de materiales y documentos inútiles, cubatas subvencionados para el Estado Mayor, piscinas y vacaciones subvencionadas para militares, etcétera.

Despilfarro estructural, que es aquel que responde a la orientación estructural del ejército y de la política de defensa, entre los que podemos incluir el coste recuperar funciones previamente privatizadas, el despilfarro de los hospitales militares, los pluses excéntricos de oficiales del Ejército, el gasto militar y los recortes en el Ejército, el despilfarro de la gestión del INVIED y del Plan de Racionalización del patrimonio militar (PREPIDEF), la existencia de duplicidades y administraciones paralelas en los tres ejércitos, la existencia de los propios Organismos Autónomos Militares y de duplicidad de funciones que ya hacen organismos civiles, la existencia de la propia deuda militar con la que, año tras año, debe financiarse el gasto militar deficitario, los propios Programas Especiales de Armamento (PEAS), o las ayudas a interés cero a la industria militar, sin desconocer el innecesario coste de mantener en la reserva a un elevado número de militares sin función ninguna y cobrando un sueldo (por cierto compatible con ejercer otra profesión privada) por no hacer nada (ni dar la lata), entre otros.

En un intento de cuantificación de este despilfarro, y eligiendo sólo los ejemplos de los que tenemos datos cuantitativos, la cifra del despilfarro militar, desde 2011 a 2016, es escandalosa y, lo que es peor, es un dinero que nos hurtan a todos vía presupuestos dado que lo usado para dilapidar militarmente no puede ser usado para responder a necesidades sociales prioritarias.

Estas cifras son abusadoras y por sí requieren una reflexión. No podemos seguir en la inopia sobre este uso indebido de los recursos públicos tirados en gastos innecesarios y, más aún, que nos privan de un uso del dinero público más justo. Pero además, la existencia de un gran componente de despilfarro estructural exige, más allá de cambios correctivos, la adopción de políticas alternativas al vigente militarismo y la asunción de responsabilidades por los políticos que han consolidado esta estructura militar.

Sin embargo, siendo el despilfarro que señalamos tan importante desde el punto de vista de los números, existe además un segundo patrón de medida, de difícil cuantificación económica, que implica a toda la actividad militar y que supone, en cierto modo, entender el militarismo en sí como un despilfarro para la sociedad. Incluimos en este:

  • El desaprovechamiento de los recursos materiales y humanos existentes, que se usan para un fin éticamente discutible y no para un uso socialmente útil
  • El coste de oportunidades perdidas, entendiendo este como el uso de unos recursos en fines innecesarios e indebidos que, a su vez, impiden un uso alternativo en fines socialmente útiles
  • El peso social y político de mantener una estructura militarista y su traducción en la propia organización social, cultura democrática, valores y expectativas de la sociedad.
  • El enorme peso ecológico y el desproporcionado impacto ambiental de la actividad militar

El Despilfarro Militar no es un hecho aislado de su contexto social, caracterizado por la ignorancia de la sociedad sobre su existencia, por la despreocupación por esta temática y por el militarismo, y por las complicidades de una élite extractiva con el militarismo. Ellos exigen cambios en la agenda política de las organizaciones que aspiran a una sociedad alternativa. Cambios que aborden esta situación y exijan ruptura con la misma.

El despilfarro militar es esencial al militarismo, ya lo hemos dicho, no una mera cuestión de corregir las cuentas, sino sobre todo de abordar la estructura militarista. No depende de buenas o malas prácticas personales o institucionales, sino de la pervivencia de un sistema de defensa militar que hace de la guerra y su preparación un eje político y una ocasión de negocio para la casta dominante, que promueve una industria armamentística agresiva, que nos insecula el miedo al otro como legitimación de la dominación propia, que nos convierte en un apéndice de la estructura de dominación y violencia de Occidente (no en vano nosotros somos el séptimo exportador de armas del mundo, el segundo contribuyente de tropas de la UE en sus guerras por doquier y el sexto de la ONU, con más de 80 intervenciones militares desde Felipe González a la actualidad) y que nos impone como horizonte de futuro la resignación ante un mundo en guerra y la asunción de los valores más rancios y caducos del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 14 9 ?