Los números de la privatización sanitaria, los salarios de los profesores

Los números de la privatización sanitaria

El sector privado ha sido el gran beneficiado de los recortes en la Sanidad, aumentando su cuota de mercado en cinco puntos en tan solo cuatro años (del 25 al 30%)
Juan Antonio Gil de los Santos / Gustavo Laguardia

<p>Privatización de la Sanidad</p>

Privatización de la Sanidad

Malagón

24 de Agosto de 2016

Lo primero fue negar la existencia de la propia crisis. Luego su impacto sobre la política sanitaria. Y finalmente el trasvase de recursos desde el sistema sanitario público hacia el ámbito privado.

Pero a pesar de la resistencia de la Administración a ofrecer datos objetivos desde evaluadores externos, las cifras que han ido llegando con cuentagotas (y aún insuficientes para realizar estudios con mayor rigor científico) desmontan el discurso oficial del “aquí no ha pasado nada”.

Al comienzo de la crisis, en 2008, los parados de larga duración eran 242.800 personas; en 2015, la cifra asciende al escandaloso número de más de 2 millones y medio. Los niños y los jóvenes son los más golpeados por esta crisis sistémica, y la tasa de pobreza en estos grupos se eleva a más del 40%. Son más de 400.000 los jóvenes que han tenido que salir del país por falta de empleo.

En cuanto al gasto sanitario público en estos años, ha retrocedido en 10.000 millones de euros, se han perdido 50.000 profesionales sanitarios y su salario medio ha disminuido en un 30%. Esto ha tenido como consecuencia un deterioro claro en la calidad de la asistencia sanitaria, amortiguado por la profesionalidad de los sanitarios y velada en parte por la introducción de criterios empresariales y estrictamente economicistas en la gestión (las llamadas Unidades de Gestión Clínica). A mediados de 2009 los pacientes que esperaban más de 6 meses para ser operados suponían el 5% del total; en 2013 ya suponían el 13,7%.

Las demoras a las que nos referimos son las de la lista de espera quirúrgica, que más o menos pueden cuantificarse, a pesar de la “ingeniería administrativa”: inscripciones que duermen un tiempo en los cajones mientras el paciente no proteste, o suspensiones temporales de la indicación quirúrgica cuando se acerca el plazo límite, de la que el paciente tampoco es consciente. Pero hay otras demoras para las que no hay registros sistematizados: las demoras para la consulta con la Unidad especializada, una vez visto el paciente por el especialista “generalista”, que es una estación para cumplir así el plazo de “primera consulta” establecido, pero que no avanza en el diagnóstico; las demoras para consultas entre especialistas; las demoras para sucesivas pruebas diagnósticas; las demoras para iniciar tratamientos en hospital de día; las demoras en los servicios de urgencias hospitalarios para ingresar en planta. Los casos que de vez en cuando se recogen en los medios de comunicación no son anécdotas aisladas causadas por fallos puntuales, sino la punta de un iceberg que sigue creciendo bajo la superficie.

Ahora bien, parece ser que no todos han sufrido la crisis por igual en el sector sanitario. Así lo evidencia un estudio reciente del ministerio de Sanidad, que demuestra que la sanidad privada creció un 16% en el periodo 2010-2014 en detrimento de la sanidad pública, que disminuyó en el mismo plazo un 11%. A determinadas edades, la población ha variado su toma de decisiones, inclinándose hacia la contratación en mayor número de seguros privados, a razón de un incremento del 4% anual.  Por tanto, el sector privado ha sido el beneficiario directo de los recortes en salud, y ha pasado de una cuota de mercado del 25% al 30% en tan solo 4 años. La sanidad pública retrocede desde el 75% al 69%.

En este punto es recurrente que se alcen voces que justifican estos recortes bajo un falso argumento de despilfarro en el gasto público. Nada más lejos de la realidad, cuando estamos diez puntos por debajo de la media de la Unión Europea en presión fiscal. Y, por tanto, los servicios públicos que se prestan a la ciudadanía están por debajo de las necesidades reales, y no por encima.

La publicidad sobre pólizas de seguros privados sigue aumentando. También sus contrataciones (ya no es anecdótica la contratación de estos seguros por profesionales sanitarios del sector público). En la publicidad de los planes de jubilación individuales están implícitos los gastos adicionales para las situaciones de dependencia que llegarán inevitablemente. ¿Cuándo empezarán a visualizarse los gastos adicionales para servicios sanitarios?

Esta es la otra forma de privatización encubierta del sistema sanitario público: las familias tendremos que destinar parte de nuestros ingresos, por rentas del trabajo o por pensiones, para complementar la asistencia sanitaria. Esta forma de privatización es más profunda, y está oculta. Nadie habla de ella. No es visible, como el gasto mayor o menor en conciertos para acortar las listas de espera, o como el encargo de la gestión de los hospitales a empresas privadas; se queda en el ámbito privado y adopta la forma de decisiones individuales.

Puede parecer paradójico que, a la vez, el sistema sanitario siga disponiendo e incorporando servicios punteros que implican la inversión en alta tecnología, de un elevado nivel de calidad y competencia, que rápidamente publicitan los gobiernos como buena salud del sistema; el éxito de los trasplantes de órganos es el más claro ejemplo. Con lo cual estamos ante una aparente contradicción: un sistema sanitario con servicios de un elevado nivel, capaces de atender situaciones complejas de poco impacto cuantitativo y gran impacto mediático, y, a la vez, incapaz de dar respuesta en tiempo a la mayoría de los pacientes que presentan patologías más frecuentes. Esto tiene mucho de propaganda, y le encanta a todos los Gobiernos: copan los medios de comunicación con las excepciones positivas y se ocultan y minimizan las miserias de todos los días.

No somos apocalípticos, populistas ni antisistema al denunciar la gravedad de la situación. Nuestro sistema sanitario público probablemente no se derrumbará de la noche a la mañana, sino que continuará su sigiloso descenso al abismo bajo la apariencia de dificultades que se niegan o se reconocen como coyunturales, mientras se oculta la gravedad del colapso con diligente negligencia.

El incremento de gasto sanitario privado se está produciendo fundamentalmente por dos vías: pago de medicamentos y la contratación de seguros privados. El primero se debe al mayor copago de pensionistas y de los trabajadores que han pasado de cubrir el 40% del precio del medicamento a sufragar el 50 %, y a la desfinanciación pública de medicamentos, con la excusa de su “escaso valor terapéutico”; a esto último se ha añadido el notable incremento de su precio por parte de los laboratorios. La causa del aumento de contratación de seguros privados, como hemos visto, es el progresivo y mantenido mal funcionamiento del servicio público, en especial las demoras (las múltiples listas de espera), que es el primer signo que el usuario percibe por experiencia propia o próxima.

El copago y la desfinanciación de medicamentos son objetivables: están en las normas que dicta el Gobierno. En cambio, la contratación de un seguro privado, complementario del aseguramiento público, por las familias que pueden pagar 600 o 700 euros al año por persona parece una decisión individual en la que el Gobierno no interviene (salvo cuando lo beneficia fiscalmente), y de la que cínicamente puede congratularse (futuros pacientes que no acudirán a los saturados servicios públicos). Mientras, ese mismo Gobierno puede seguir declarando el carácter universal y (casi) gratuito del sistema, porque así consta en las leyes. Este doble aseguramiento supone más oportunidades de elección a quienes disponen de él: dependiendo del problema de salud, acudirán al sistema público, al privado, o combinarán ambos. Quienes no puedan pagar esa póliza sólo pueden optar por el servicio público; si éste es deficiente, no tienen la oportunidad de elegir otra alternativa.

Hay más signos de deterioro, claro. Se ha reducido la Atención primaria a dar respuesta a las consultas a demanda en los centros de salud: 40, 50 o 60 pacientes, los citados más los de otros compañeros ausentes, además de los que acuden sin cita. Esta es la jornada de un médico de familia. La asistencia domiciliaria de los médicos de atención primaria a pacientes que no pueden desplazarse al centro de salud, pluripatológicos o que necesitan cuidados paliativos, se reduce más y más. Poco tiempo hay en consulta para otro tipo de medicina que la de prescribir, pedir pruebas o derivar al especialista.

La interconexión entre los distintos servicios y unidades asistenciales es inmediata para lo negativo: consultas saturadas de Atención Primaria llevan a más prescripción de medicamentos, petición de más pruebas diagnósticas, más derivaciones a especialistas, y esto, bajo insuficientes y cada vez más diezmados recursos, a incrementar las demoras. Así, la puerta alternativa para todo, sea lo grave, lo menos grave, la sospecha diagnóstica o la complicación tras un tratamiento, tenga carácter urgente o menos urgente, sigue siendo el servicio de urgencias del hospital, casi siempre colapsado por esa causa.

Otro aspecto del deterioro, menos visible, pero real: el de los servicios que contrata la Administración que tienen un componente muy elevado de costes de personal, como pueden ser los de limpieza, mantenimiento, seguridad, emergencias, ambulancias y operadores de centros coordinadores.

Se ha aplicado una reducción lineal de un 10%, un 20%, o lo que haga falta, en el precio de licitación de los contratos; reducción en el precio del servicio que las empresas trasladan automáticamente a salarios (o más jornada) y peores condiciones de trabajo del personal con una argumento sencillo: “El SAS (Sistema Andaluz de Salud, en este caso aunque es extrapolable a todo el país) no me paga más. Es lo que hay”. La disminución generalizada de salarios de los empleados públicos también afecta a estos sectores, pero se añade otro problema:  la crisis ha servido para que, además de la reducción salarial, haya propiciado una desregulación de las condiciones de trabajo; todo legal, por supuesto, al amparo de las reformas laborales de los últimos años. Podría sorprender que Administraciones sanitarias socialistas miren para otro lado, pero al fin y al cabo es lo que está aplicando día tras día a sus trabajadores eventuales. Lamentablemente la mirada a largo plazo de estos gobernantes no suele ir más allá del ejercicio presupuestario corriente, o de salvar el verano o la época de gripe. En ocasiones, la externalización es la forma más virulenta de privatización y la más contundente y eficaz para cercenar derechos, ante una Administración ciega ante injusticias y abusos.

¿Alguien, en alguna Administración sanitaria, está pensando en las bases del sistema público de salud para dentro de diez o veinte años? ¿Qué asistencia recibirá la cohorte de edad de 60 o más años?

La situación es más delicada si cabe, cuando el sistema sanitario se ha convertido precisamente en el último bastión para recuperar cierta equidad en una sociedad fragmentada socialmente, donde la brecha de la desigualdad ha crecido de manera alarmante. Nos enfrentamos a un futuro en el que se rompa por completo el Estado de Bienestar que tantos años ha costado construir, si se continúa permitiendo que se desmantele el sistema sanitario público para hacer negocio en el sector privado, y si se permite crear un escenario en el que solo las personas que se lo puedan permitir tengan acceso a una asistencia sanitaria de calidad, mientras que las familias más modestas económicamente estuviesen abocadas a la mendicidad clínica.

Nos encontramos ante una encrucijada crítica. Las políticas austericidas de Bruselas ya han demostrado ampliamente su ineficacia, pero corremos el riesgo irreversible de que intereses privados se sirvan de este contexto para captar recursos públicos y derivarlos a un sistema en el que el rendimiento está por encima de cualquier otra cuestión. Un punto en el que está en juego el futuro de la sanidad como derecho o como mercancía. Dependiendo del lado que tomen nuestras instituciones, la salud de las personas se convertirá en algo con lo que se mercadee, donde unos podrán “adquirir” el mantenerse sanos y los otros estén condenados al cadalso; o un sistema universal, de calidad y público en el que toda persona tenga las mismas oportunidades.

Un sistema desigual que nos saque los colores o un sistema del que sentirnos orgullosos como sociedad.


Juan Antonio Gil de los Santos es economista, diputado autonómico y portavoz de salud del grupo parlamentario Podemos Andalucía. @juangilpodemos

Gustavo Laguardia es médico. @GustavoLaguard2

Autor

  • Juan Antonio Gil de los Santos

  • /

  • Gustavo Laguardia

Las diez empresas de actividades hospitalarias que más facturan, mateu belles

Las diez empresas de actividades hospitalarias que más facturan

La sanidad privada tiene cada vez mayor peso en España. De hecho, el empleo generado por este sector se incrementó un 3% el pasado año, hasta alcanzar los 236.567 profesionales. En la actualidad, España cuenta con 455 hospitales privados, el 53% de los centros hospitalarios del país. Consulte el ranking completo

La compañía más importante del sector de las actividades hospitalarias es el Grupo Hospitalario Quirón, que ingresó en 2013 un total de 319 millones de euros, un 8% más que el año anterior.

Le sigue en la clasificación Sanitas, tras generar ventas por valor de 216 millones, un 15% más que en el ejercicio precedente.

En tercera plaza se encuentra Ribera Salud, que facturó 173 millones, un 4,7% menos que en 2012.

Alcanza la cuarta posición Quirón Hospitales SL, tras ingresar 171 millones.

Cae un escalon, hasta el quinto lugar, el Hospital Manises, que generó ventas por valor de 143 millones, un 4,8% menos.

En la sexta posición se ubica Hospiten, tras facturar 134 millones, un 2% más que en 2012.

Se coloca en séptima posición el grupo gaditano José Manuel Pascual Pascual, que ingresó 119 millones.

A continuación aparece el Hospital Sant Joan de Reus, que generó ventas por valor de 117 millones.

La novena plaza la ocupa Elche-Crevillente Salud, después de facturar 104 millones, un 3% menos que en el curso anterior.

Cierra la clasificación Marina Salud de Alicante, tras ingresar 103 millones.

La información proviene de la base de datos de empresas de eInforma, marca de INFORMA D&B, compañía líder en el suministro de Información Comercial, Financiera y de Marketing. Cabe destacar que el ranking se ha realizado con empresas con balance individual normalizado. No figuran, por tanto, las empresas que presentan sus estados financieros en el Registro Mercantil con formatos específicos de presentación diferentes a los formatos normalizados del Plan General Contable 2007, que suelen ser aquellos pertenecientes a sectores como los siguientes: actividades financieras, seguros, administración pública y actividades asociativas.

Son empresas con fecha de cierre de balance individual comprendido entre julio de 2013 y junio de 2014 y cuya duración sea de 12 meses.

juan mateu

_ Luche con todas mis fuerzas para salir del pozo negro donde estaba
metido, me case y tuvimos una hija, quería e intentaba dejar la droga por el
amor hacia mi mujer y de mi querida hija, tengo que decir que mi mujer ya
murió por una enfermedad provocada por los disgustos que le estuve
provocando, por lo que muestro un sincero arrepentimiento por los daños que
en mi vida he podido causar a mi familia.
9°._ En el año 1995 hasta principios de 1997 estuve ingresado en Centro para
toxicómanos del Proyecto Amigo conseguí desengancharme de la droga pero
por mis circunstancias económicas volví a frecuentar el Bar España con Cesar
3
Forés L1uc que junto con mi amigo Carlos España me propusieron el negocio
de buscar inversores de Benicarló para traer cocaína desde Panamá, detrás de
esto estaban Juan Mateu y Francisco Roca (Sixco), él es uno de los “jefes” que
captaba a los “inversores” fuertes económicamente, nosotros los pequeños.
10°.- Dándome cuenta de que por este camino iba a seguir enganchado a la
droga y a seguir presenciando en le Bar España las peores crueldades que
puede cometer el ser humano que son los abusos sexuales con niños y niñas.
11°._ Por lo que me lleva a ponerme de parte de la JUSTICIA para que tengan
conocimiento de numerosos hechos delictivos de extrema gravedad de los que
he sido testigo presencial y, que por las circunstancias que me rodeaban era
“prácticamente imposible denunciar”, ni por mi parte, ni por cualquier otra parte,
repito, nadie se podía atrever a denunciar las actividades delictivas de la
organización que se ejercían en el Bar España de Benicarló sin que pagara
“muy caro” las consecuencias.
12°.- Cuando trataba de rehacer mi vida social, familiar y profesional
mandaban y pagaban a cualquier imbécil con aires de sicario para que me
provocara y montar una bronca conmigo, en algunas ocasiones caía en estas
provocaciones, era la forma en que la organización tomaba sus represalias
contra mí, por haberlos dejado y saber demasiado sobre sus actividades.
13°.- Me provocaban broncas en lugares públicos, si me pegaban tenía que
defenderme, causalmente siempre estaba cerca la Policía Municipal o Guardia
Civil, el detenido siempre era yo, después si el asunto llegaba al Juzgado de
Vinarós ya sabía que era carne de cañón y que cualquier delito o falta que se
me imputara me lo tenía que comer sin que pudiera defenderme mínimamente.
14°.- Los juicios de los que he sido objeto en los Juzgados de Vinarós siempre
han sido “interesados” “amañados” y “sentenciados previamente”, la
organización siempre esta preocupada de que intente rehacer una vida normal.
15°.- Soy consciente del peligro que corre mi vida después de presentar esta
manifestación que voluntariamente realizo a esta Fiscalía, pero no tengo
miedo, esta confesión me ayuda a estar en paz conmigo mismo y con las
numerosas victimas de esta organización.

LA ESTREMECEDORA MAFIA PEDERASTA ORGANIZADA EN CASTELLON

porque la sanidad esta parada y los empresarios se enriquecen de ella

El ejecutivo Belles Mateu Jordi ocupa o ha ocupado, entre otros, el cargo de apoderado en una empresa situada en Madrid. Está o ha estado relacionado, entre otras, con una empresa con actividad CNAE Comercio al por mayor no especializado, actividad SIC MERCANCIAS VARIAS NO PERECEDERAS SC y objeto social . Fabricacion, Importacion, Exportacion, Distribucion y Venta de Productos Sanitarios y de Productos Sanitarios de Diagnostico in Vitro, Asi Como de Productos Quimicos y Aparatos y Material de Uso Hospitalario e Industrial. Clinico y de Laboratorio. Su último anuncio en BORME ha sido publicado el 26/01/2016, en el Registro Mercantil de Madrid, Boletín 16, Referencia 31875. Este cambio ha sido Reelecciones, inscrito el 15/01/2016, Tomo 20370, Folio 175, Sección 8, Hoja 70298, Inscripción 74. El tiempo máximo que Belles Mateu Jordi ha permanecido en un cargo es 16 años, 2 meses y 15 dias, mientras que el tiempo mínimo ha sido 4 años, 9 meses y 20 dias. Además, Belles Mateu Jordi ocupa o ha ocupado otro cargo en otra empresa.

las avaricia de mateo

Mi columna de esta semana en El Español se titula “Guerras comerciales postmodernas“, y se refiere a las protestas expresadas ayer por el Departamento del Tesoro norteamericano en un informe con respecto al tratamiento de las multinacionales de su país en el contexto fiscal europeo, anticipándose a la decisión que la Comisaria Europea de Competencia, Margrethe Vestager, anticipó que haría pública en otoño con respecto al pago de impuestos de Apple.

Antes de que nadie me acuse de defender prácticas fiscales evasoras, me parece importante hacer notar lo que ya he

comentado en muchas otras

ocasiones: que la obligación de las empresas es cumplir las leyes vigentes, y que Europa es un desastre tan grande e inabarcable en términos legislativos, que esas leyes permiten, de manera completa y rigurosamente legal, que se paguen cantidades ridículas en impuestos.

¿Es esto bueno? Decididamente no. Decididamente, habría que conseguir que las compañías pagasen los impuestos que deben pagar, en función de su actividad en cada territorio y de los beneficios que obtienen en él. Que Europa, durante muchos años, haya sido tan profundamente incompetente como para armonizar una política fiscal común y dotarse de un conjunto de normas que impidan este tipo de situaciones es un verdadero problema. El problema de Europa no son las empresas norteamericanas y sus prácticas, sino el hecho de que Holanda

, Irlanda, Isla de Man, Jersey, Liechtenstein o Luxemburgo, entre otros países utilizados activamente como paraísos fiscales, hagan lo que les da la real gana y utilicen activamente estrategias fiscales agresivas para atraer inversión. Que Europa pretenda solucionar ese problema de radical incompetencia tomando casos aislados de empresas sistemáticamente norteamericanas y obligándolas, mediante decisiones coyunturales, a hacer determinados pagos fijados de manera completamente arbitraria, no va a arreglar la situación en absoluto, y si provoca, lógicamente, que esas empresas y que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos terminen por protestar.

Reclamar un supuesto “buenismo” que debería llevar a las empresas a declarar más impuestos de los que las leyes a su alcance les exigen es completamente absurdo en una situación que debe ser siempre radicalmente binaria: o se cumple la ley, o no se cumple. Si la cumplo, déjame en paz. Si no la cumplo, sancióname. A las empresas hay que pedirles que maximicen el valor para sus accionistas de manera sostenible, que cumplan religiosamente la ley, y proveerlas de un marco legal inequívoco para ello. Lo demás es hipocresía y tratar de tapar la incompetencia.

Si quieres arreglar el desastre fiscal europeo, ponte a ello, toma decisiones serias, y armoniza de una maldita vez lo que tengas que armonizar, para dotar a las compañías de unas reglas de juego claras. Las protestas norteamericanas tienen todo el sentido del mundo: sus compañías cumplen las leyes vigentes, unas leyes que muchas compañías europeas de muchas industrias también utilizan para reducir sus cargas fiscales, pero son perseguidas por ello sin más criterio que por el hecho de ser norteamericanas o tecnológicas, y por ajustarse a unas leyes que están ahí para todos y que no solo ellas, sino muchos más, utilizan de manera activa. La solución no está en tomar medidas coyunturales mediáticas ante casos aislados, sino en establecer de una vez una normativa fiscal coherente. En el fondo, una evidencia más de que la actual “Europa a medias” es un maldito desastre que nadie sabe cómo solucionar.

suspendido

No me pagan las horas extra

El título de esta entrada se corresponde a uno de los mayores problemas en el orden del día de la actualidad del mercado laboral, y que genera más consultas a los abogados laboralistas y graduados sociales.
Te obligan a hacer horas extra y no te las pagan; ni en negro, ni en blanco. Atrás han quedado aquellos años de bonanza en la industria y otros sectores, cuando el trabajador podía realizar horas extraordinarias a su antojo y voluntad, que a final de mes le retribuían mediante el clásico sobre marrón (no será la experiencia de todos, pero sí de muchos).
Actualmente las horas extraordinarias se imponen por obligación del empresario (contra la voluntad del trabajador si es necesario), y frecuentemente no se retribuyen. Es obvio que realizar horas extra de forma obligada y sin retribuir es ilegal, pero ¿sabes qué derechos tienes frente a esta situación?
En este artículo te damos 10 puntos de información sobre las horas extraordinarias que todo trabajador debe conocer.
1. Las horas extraordinarias son de carácter voluntario, no pueden ser impuestas por el empresario, salvo supuestos excepcionales de fuerza mayor que obliguen a reparar siniestros, o bien que su realización se haya pactado por contrato de trabajo o convenio colectivo, siempre sin superar el límite legal referido a continuación.
2. Las horas extra, deben ser retribuidas acorde al convenio colectivo o pacto contractual. Algunos convenios colectivos recogen la retribución de la hora extraordinaria, un tanto por ciento por encima de la hora ordinaria. Las horas extraordinarias también pueden ser compensadas por descanso. El empresario debe retribuir al trabajador durante esos descansos, no se los puede descontar de la nómina.
3. No se puede realizar un número superior a 80 horas extraordinarias al año. Muchos se reirán al leer esta afirmación, ya que algunos suelen realizar más de 80 horas extraordinarias al mes, y no al año.
4. Si el empresario obliga a realizar horas extra, sin retribuir o superando excesivamente los límites, está incurriendo en un incumplimiento grave, que daría derecho al trabajador a la extinción de su contrato de trabajo, con derecho a indemnización y a paro. El trabajador no tiene obligación de soportar condiciones de trabajo ilegales.
5. El empresario, debe llevar un registro diario de todas las horas extraordinarias realizadas por el trabajador, y debe reflejarlas en la nómina mensual. El incumplimiento de la anterior obligación, significa que si el trabajador quiere demandar, en virtud del principio de “facilidad de la prueba” el empresario deberá demostrar las horas extraordinarias realizadas por el trabajador. No obstante lo anterior, el trabajador siempre debe aportar pruebas sobre su realización, aunque no se exige que demuestre hora por hora todas las realizadas, pueden ser testigos, grabaciones discutiendo con el empresario o delegado sobre ese tema, registros electrónicos que dejen huella tras el fin de la jornada laboral ordinaria, etc.
6. No pueden realizar horas extraordinarias los trabajadores:
– Menores de edad.
– Que trabajen en horario nocturno.
– Contratados para la formación y el aprendizaje.
– Contratados a tiempo parcial.
7. El empresario debe comunicar a los representantes de los trabajadores (delegados de personal o miembros del comité de empresa) la realización de horas extraordinarias. La comunicación debe realizarse mediante la entrega de hojas resumen.
8. No se puede considerar el descanso en el centro de trabajo como horas extraordinarias, por ejemplo, cuando el trabajador se queda a comer en la oficina. Tampoco cuando va de viaje de negocios pueden considerarse las horas de descanso como extraordinarias.
9. Tampoco puede considerarse el tiempo de presencia, en el cual el trabajador está a disposición del empresario, pero sin prestar servicio efectivo, pues no es equivalente a las horas extraordinarias, aunque se debe retribuir así como respetar los descansos entre jornadas y semanales propios de cada actividad. Son por ejemplo tiempos de espera, servicios de guardia, viajes sin servicio, etc.
 
10. La transgresión de las normas y límites sobre horas extraordinarias, es una infracción grave, sancionada con multa desde 626.-€ hasta 6.250.-€, según la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

el dia que MATEU BELLES, JUAN F queria patrocinar la contaminacion de valencia

A sólo 90 empresas son las responsables de la mayor parte del cambio climático, este
 "contador de carbono", dice

Por Douglas StarrAug. 25, 2016 9:00 AM
El mes pasado, geógrafo Richard Heede recibió una citación del Representante Lamar
 Smith (R-TX), presidente de la Cámara de Representantes Comité de Ciencia, Espacio
 y Tecnología. Smith, un cambio climático que duda, se preocupó cuando los fiscales
 generales de varios estados iniciaron investigaciones sobre si ExxonMobil había
 cometido fraude al sembrar dudas sobre el cambio climático aún cuando sus propios 
científicos sabían que estaba teniendo lugar. El congresista sospecha de una conspiración entre los fiscales generales y defensores del medio
 ambiente, y que quería ver todas las comunicaciones entre ellos. Como era de esperar,
 sus objetivos incluyen organizaciones de defensa como Greenpeace, 350.org, y la Unión
 de Científicos Preocupados. También incluyeron Heede, que trabaja por su cuenta a bordo de
 una casa flotante alquilada en la bahía de San Francisco en California.

Heede es menos conocido que sus compañeros de destinatarios, pero su trabajo no es menos
 amenazante para el sector de los combustibles fósiles. Heede (pronunciado "Heedie") ha
 compilado una base de datos de cuantificación masiva que ha sido responsable de sacar el 
carbono de la planta y ponerla en la atmósfera. Trabajando solo, con una financiación 
incierta, pasó años reconstruyendo la producción anual de todas las grandes empresas de
 combustibles fósiles desde la revolución industrial y su conversión a las emisiones de
 carbono.

http://www.sciencemag.org/news/2016/08/just-90-companies-are-blame-most-climate-change-carbon-accountant-says

La Seguridad Social está en la UCI y los profesores a vivir del cuento

La Seguridad Social está en la UCI y el Gobierno ni se inmuta

Uno de los aspectos más escandalosos de la gestión de Mariano Rajoy es la gestión de las pensiones

Evidentemente, se trata de forzar una crisis del actual modelo para cambiarlo en medio del pánico generalizado

Los defensores de privatizar el sistema se frotan las manos, pero son las fórmulas de capitalización las que bordean la quiebra en todo el mundo

Pere Rusiñol

25/08/2016 – 19:58h

Manifestación en defensa de las pensiones

Manifestación en defensa de las pensiones. FOTO: ANDREA BOSCH

Uno de los aspectos más escandalosos de la gestión de Mariano Rajoy y que tristemente queda fuera del foco, tanto de las negociaciones para la investidura como del debate sobre su gestión económica, son las pensiones. La Seguridad Social –quizá el pilar más importante y simbólico de todo el Estado del bienestar- ha entrado literalmente en la UCI con pronóstico gravísimo: en un pispás y sin pestañear, el Gobierno se está comiendo la hucha de las pensiones con un déficit que no deja de crecer y que en 2015 alcanzó la cifra mareante de 16.000 millones, cota que con toda seguridad se superará este año.

Lo más escandaloso no son ni siquiera las terroríficas cifras, sino la frialdad con que se elaboran año tras año los presupuestos de la Seguridad Social, absolutamente irreales en el campo de los ingresos, como ha denunciado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) sin que las sucesivas tarjetas rojas provoquen el más mínimo pestañeo del Gobierno, que hace como si no se enterara. Es tan evidente que la Seguridad Social agoniza y que sus presupuestos son irreales que la política de Rajoy ni siquiera puede ser tachada de incompetente. Es imposible serlo tanto.

Necesariamente, pues, los objetivos deben de ser otros: la enésima aplicación de lo que Naomi Klein llama “la doctrina del shock” para fomentar “reformas ineludibles” cuando el agujero haya escapado de control.

Las “reformas” que se propondrán ya las sabemos: hachazo a las pensiones públicas y fomento de las privadas. Hace décadas que el poder financiero –y sus think tanks y medios asimilados- intentan acabar con el modelo público de reparto –en el que los trabajadores de hoy pagan las jubilaciones de hoy- y cambiarlo por uno de capitalización, en el que todo el mundo ahorra para su propia pensión futura con la ayuda de los bancos.

Pese a las toneladas de esfuerzos que han dedicado a este objetivo tan lucrativo para la banca, España ha quedado fuera de esta moda, y las pensiones privadas no logran despegar, por mucho que se les ayude desde el Gobierno con desgravaciones y todo tipo de propaganda en los medios controlados por la banca. Básicamente por dos motivos: porque el modelo público funciona muy bien –de ahí la presión permanente para empeorarlo- y porque los resultados de los planes privados son nefastos: todos los informes internacionales advierten que la rentabilidad del producto en España es bajísima, sobre todo por las altas comisiones.

En Alternativas Económicas hemos contado esta situación en las páginas de la revista y también en vídeo. Pero los grandes medios –casi todos bajo control de la banca- suelen ocultarnos esta parte del debate y ponen todo el acento en difundir informes alarmantes sobre las pensiones públicas sin hablar jamás de cómo mejorar el modelo. Estos informes son periódicos y suelen elaborarlos los principales actores del mercado de pensiones privadas. Evidentemente, se trata de aprovechar una crisis en la Seguridad Social para cambiar el modelo en medio del pánico generalizado y hurtando el debate de cómo podría mejorarse el sistema actual.

Soluciones técnicas hay muchas, como elevar el tope de cotización en los salarios altos o, sobre todo, complementar los ingresos con impuestos o a través de los presupuestos generales: ¿Acaso no se financia con impuestos la Casa Real? ¿Por qué no las pensiones? ¿Por qué no intenta Felipe VI a convencer a los trabajadores para que financien sus reales actividades mediante cotizaciones específicas?

Ahora, con la ayuda del Gobierno de Rajoy y su descarada gestión de la Seguridad Social, parece acercarse al fin el momento tan largamente soñado por los actores del negocio de las pensiones privadas en España en que finalmente pueda aplicarse la doctrina del shock. Sin embargo, esta oportunidad de oro les llega en el peor de los momentos posibles: justo cuando el modelo de capitalización hace aguas en todo el mundo.

Este verano, los problemas que este modelo lleva ya en el ADN y que la propaganda oculta sistemáticamente han quedado ya a la vista de todos por el agravante del efecto de los bajos tipos de interés –incluso negativos-, que parece que van a durar tiempo. Con rentabilidades tan bajas, los planes basados en la capitalización –públicos o privados- van con seguridad a la quiebra porque son incapaces de hacer rendir el dinero para pagar las comisiones de los gestores y dar buenas jubilaciones a unos clientes que llevan años haciendo aportaciones y que ahora empiezan a jubilarse en masa.

El Financial Times, diario de referencia de los liberales pese a que sólo lo citan cuando les conviene, acaba de iniciar una serie con el significativo título de Low yelds, high stress (bajos intereses, alto estrés) con algunos datos que convierten las dificultades que afronta el modelo de reparto español en una broma: en EE UU, el agujero de los planes de pensiones –públicos o privados, todos se basan en el sistema de capitalización- suma la friolera de 4 billones de dólares. Desde 1999, sus activos han crecido el 105%, y este es el dato que suelen subrayar los medios, pasando por alto que los compromisos de pago de pensiones adquiridos en el mismo periodo han subido simultáneamente el 278%.

El otro ejemplo clave que ha implosionado este verano es Chile, el gran modelo de capitalización tantas veces aludido por los neoliberales sin importarles demasiado que lo impusiera a la fuerza Augusto Pinochet. El sistema hace tiempo que amenaza derribo. En Argentina, la catástrofe de un modelo gemelo fue abortada por intervención de Cristina Kirchner, pero ahora incluso en Chile la situación se ha vuelto insostenible: centenares de miles de personas han tomado las calles este verano para protestar por un sistema que, después de toda una vida de cotizar, sólo es capaz de ofrecer pensiones de miseria, que oscilan entre un tercio y la mitad del salario.

Muchos sectores reformistas intentaron, sobre todo en la década de 1990, que España también se pasara al modelo chileno y para ello lanzaron todo tipo de “informes académicos”. La entidad que más se significó fue el Círculo de Empresarios bajo la batuta de Claudio Boada, hoy miembro del Consejo Administración del Grupo Prisa, editora de El País.

El debate sobre las pensiones en España hace años que es un auténtico escándalo.

 

Alternativas Económicas

hazte socio/socia

profesor de Henri Matisse jimenez mato a los estudiantes por no aprobar

El 56% de las horas extra en España no se pagan y equivaldrían a 156.000 empleos

El 56% de las horas extra en España no se pagan y equivaldrían a 156.000 empleos Bar, bares, sangría, gente, personas, persona, turismo en Madrid, turistas EUROPA PRESS Publicado 23/08/2016 12:00:44CET MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) – Las horas extras no remuneradas realizadas por los trabajadores en España alcanzan los 3,5 millones de horas, lo que supone un 56% del total de horas extraordinarias contabilizadas, según un estudio elaborado por CC.OO., que calcula que se podría …

Leer mas: http://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-56-horas-extra-espana-no-pagan-equivaldrian-156000-empleos-20160823120044.html

(c) 2015 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.